Era ciclotímico. Escribía solo cuando se sentía eufórico, capaz de todo, ilusionado ante todo. A sus vecinos y lectores les costó asumir el hecho de que se colgara de una viga del granero.

© 2012, Eduardo Laporte. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorMobiliario humano
Artículo siguienteN. York – EEUU / 10.09.01

Eduardo Laporte: Licenciado en Comunicación Audiovisual (Universidad De Navarra) , Máster en Periodismo Multimedia (El Correo/UPV) y Diploma de Estudios Avanzados en 'La lengua y la literatura en relación con los medios de comunicación' . Colaborador habitual en la prensa cultural, como el suplemento 'Territorios' de 'El Correo de Bilbao', y el resto de cabeceras del grupo Vocento. Crítico literario para la web 'Ojos de Papel' y, desde 2012, para la revista cultural, decana en su género, 'El Ciervo'. Autor del blog 'El náuGrafo digital' que, con pequeñas variaciones en el título, se actualiza desde octubre de 2004. Es el padre del arrealismo. Publicaciones: 'postales del náufrago digital' (Prames, 2008) 'Luz de noviembre, por la tarde' (Demipage, 2011):