cuando tú y yo seamos ceniza cimbreante en el agua del cantábrico
cuando nadie hable ya de nosotros
cuando seamos un vestigio ínfimo en el foro romano de google
cuando nuestra descendencia se haya secado
y nuestra herencia ni siquiera sea genética
quedarán las calles
la casa de tócame roque
el pasadizo de puñonrostro
salsipuedes
seguirá la plaza de la paja
el convento de los dominicos
el acueducto de noáin
y el viaducto de segovia
calle, no ciudad
seguirá el asfalto
y las ardillas de el retiro
la silla de felipe segundo
y el santiago bernabeu
no habrá nadie ya
sobre el escenario
pero los muebles
inmuebles
se habrán
salvado
del
naufragio

© 2013, Eduardo Laporte. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorTecnócasas
Artículo siguienteDrácula en Killian Palms…

Eduardo Laporte: Licenciado en Comunicación Audiovisual (Universidad De Navarra) , Máster en Periodismo Multimedia (El Correo/UPV) y Diploma de Estudios Avanzados en 'La lengua y la literatura en relación con los medios de comunicación' . Colaborador habitual en la prensa cultural, como el suplemento 'Territorios' de 'El Correo de Bilbao', y el resto de cabeceras del grupo Vocento. Crítico literario para la web 'Ojos de Papel' y, desde 2012, para la revista cultural, decana en su género, 'El Ciervo'. Autor del blog 'El náuGrafo digital' que, con pequeñas variaciones en el título, se actualiza desde octubre de 2004. Es el padre del arrealismo. Publicaciones: 'postales del náufrago digital' (Prames, 2008) 'Luz de noviembre, por la tarde' (Demipage, 2011):