“El libro es como la rueda, me parece que hay ciertos objetos o artefactos que tuvieron la bendición de nacer inmortales, en el sentido de que en su primera instancia habían alcanzado la perfección y su máximo rendimiento. El libro, el tenedor y la cuchara no tienen porqué transformarse en otra cosa. Del mismo modo que siempre vamos a seguir haciendo el amor de la misma manera, me parece que el libro va a seguir funcionando”. Para Fresán el libro equivale a una puerta, mientras que las pantallas digitales son como ventanas “y la ventana siempre está limitada por definición, por el mismo marco de la ventana, ¿no? Mientras que en el libro entras, en la ventana, miras”.

Extracto de una entrevista publicada en el Nuevo Herald el 07/11

© 2011, Suburbano. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorPaso sin mucha amistad
Artículo siguienteCitas de Roberto Bolaño
Red cultural integrada por más de un centenar de escritores y artistas de Estados Unidos, Latinoamérica, Europa que nació en el 2009. Hoy gracias al esfuerzo de su equipo se ha convertido en un referente cultural hispano en el país. El grupo #SEd tiene como centro de operaciones a la ciudad de Miami