en Nueva Zelanda
la esperanza de vida era de 146 años

los hombres nacían ya sin pelo
y el sistema financiero mundial era una cosa justa
que repartía dividendos y felicidad por igual a la humanidad toda

inventaron la máquina de borrar recuerdos
pero también la de viajar por ellos

elegí la segunda, como regalo por mi 101 cumpleaños

y te busqué
aquella mañana de diciembre
en el parque del barrio feo
con la arena
y el hijo de tu amiga

© 2013, Eduardo Laporte. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriortransitivo menos cuarto
Artículo siguienteCreer en la mentira

Eduardo Laporte: Licenciado en Comunicación Audiovisual (Universidad De Navarra) , Máster en Periodismo Multimedia (El Correo/UPV) y Diploma de Estudios Avanzados en 'La lengua y la literatura en relación con los medios de comunicación' . Colaborador habitual en la prensa cultural, como el suplemento 'Territorios' de 'El Correo de Bilbao', y el resto de cabeceras del grupo Vocento. Crítico literario para la web 'Ojos de Papel' y, desde 2012, para la revista cultural, decana en su género, 'El Ciervo'. Autor del blog 'El náuGrafo digital' que, con pequeñas variaciones en el título, se actualiza desde octubre de 2004. Es el padre del arrealismo. Publicaciones: 'postales del náufrago digital' (Prames, 2008) 'Luz de noviembre, por la tarde' (Demipage, 2011):