Perversa

Alexander Copperwhite

I

Perversa con filtrosLas sombras que se nos aparecen y que debemos combatir, nos rodean y nos confunden… y nos atrapan.

*

Cuando conseguiré ponerle las manos encima. Recorrer su espalda con mis uñas y ver como la sangre emana de la pequeña herida hecha por mí. No quiero que sufra mucho, o al menos de momento. Puede que en algún momento le empuje los ojos hacia el interior de su cráneo para que sienta la presión. Esa asquerosa presión que tengo que soportar con cada uno de los alientos que me rodean. Todos son unos miserables que no saben hacer nada, únicamente rebuznan entre ellos y se creen los amos del mundo.

Que ganas tengo de coger un cuchillo y marcarles de por vida. Sin ningún motivo aparente, sólo porque me apetece. Ver como la carne con la que están hechos se quiebra y se abre de repente; ver como en sus semblantes se siembra el desconcierto y el miedo.

Sí… el miedo. ¡Aaahhh! Dulce paisaje del subconsciente de los inocentes, los desprevenidos y de los depravados también. Porque ¿quién no tiene miedo? Yo temo morir sin que la satisfacción me abrace y así consiga sentirme liberada. Temo no saborear la sangre humana; sentir como gotea por mis labios y se escurre entre mis pechos.

No sé hasta cuando podré reprimirme. No sé cuántas veces tendré que posponer mi sueño. Con tan sólo pensar en la remota posibilidad de no ser capaz de liberarme, me vuelvo loca. Y no quiero comprender qué es la locura.

Puede que lo normal sea entrar a trabajar a las nueve de la mañana y regresar a casa a las diez de la noche, para encontrarte con un hombre ya desconocido apalancado en el sofá y tres criaturas, de las que no conoces sus voces, dormidas en habitaciones que casi no recuerdas. Día tras día, año tras año, para integrarte en la máquina que algunos llaman modo de vida, otros capitalismo, otros futuro, y otros… esclavitud inducida.

Quiero vivir la emoción de la locura, saborear el todo y la nada. ¿Cuál es la textura de un ojo humano? ¿A qué sabe? ¿A cabra, a cerdo, a pollo? Eso dicen muchos pero estoy segura de que no tienen ni idea. Caníbales de poca monda y fantasiosos de lo imposible. Desgraciados. Como yo.

Necesito sentir la fricción entre un cuchillo y la carne de una persona. Cualquiera vale ¿no dicen que todo vale? En el amor, la guerra, los negocios, la familia, y poco a poco… en todo. No hay normas y prevalece el egoísmo. Entonces ¿por qué iba yo a preocuparme por quién será mi conejillo de indias? Me da igual todo y todos…

– Cariño, me pasas la ensalada –preguntó su marido sonriendo-.

– ¡Uuuyyy! Me has asustado –contestó-. Jajajaja, aquí tienes.

– Cariño, ¿te pasa algo?

– No mi amor, lo de siempre. Estoy pensando en cosas del trabajo y de la compra que tenemos que hacer el lunes.

– Venga. Olvídate ahora de eso y disfruta de la barbacoa; yo voy a hacer unos pases con los niños.

– Buena idea. Ve, ve… te quiero.

– Y yo a ti.

© 2013, Alexander Copperwhite. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorEl mundo de Books & Books
Artículo siguientePescando en al Nube…con las Redes Sociales
Alexander Copperwhite

Alexander Copperwhite

Nací el 6 de Marzo de 1980 en Alcalá de Henares, Madrid. De padre griego y madre española, cuando cumplí los cuatro años nos mudamos a una isla llamada Corfú, en el noroeste de Grecia, donde me quedé hasta los diecinueve años. Durante esos años viajé a Alemania, Portugal, Reino Unido, Francia, Italia y Austria donde, en este último, me quedé seis meses, estudiando el idioma y trabajando. Más tarde, también viajé a Brasil, Marruecos, Hungría, Irlanda, Holanda, Bélgica y Luxemburgo. En el 2011 publiqué mi primera novela “Antigio”. En la actualidad se puede descargar de forma gratuita en mi web y más de 500.000 personas han accedido a ella. Entre el 2011 y el 2012 he publicado once relatos de terror, misterio, ficción, fantasía y aventuras: “Mírame”, “El buen vecino”, “La mina de los cien cadáveres”, “La crucifixión de los ciegos”, “Ciudad de niebla”, “La isla de Jan Mayen”, “Recuerdos de un Edén muerto”, “La habitación de las lágrimas”, “Reloj de arena”, “La torre de las lamentaciones”, “Proyecto: Adán y Eva”. En el 2012 publique “El juicio de los espejos – Las lágrimas de Dios”. En octubre espero presentar otra novela titulada “La primera corona”. También colaboro en varios BLOGS y revistas digitales, con reseñas y relatos.