Hector Romero

Nos separa un mar ancho y profundo

donde duermen los argonautas del deseo,

los náufragos que encallaron en lo imposible,

sin poder llegar a llegar a la orilla irrescatable

Allí, en ese mar impasible

insensible al grito y

a la desesperación;

allí, donde la luna refleja su cara llorosa

y  los ángeles sobrevuelan en fallidos intentos de salvación,

allí, allí flotan los discursos de odios,

allí flotan las bayonetas ensangrentadas, 

allí flotan los disparos al filo de la noche,

allí flotan los helados barrotes de mazmorras,

allí flotan las dentelladas de fieros mastines asesinos y

allí, allí se ahogó la esperanza,

allí, en ese mar ancho, profundo, silencioso y sombrío que nos separa.

Si mi memoria fuera un palimpsesto, lo borraría todo con un golpe de la mano.

 

Pero no todo duele;

 miro  la otra orilla, allá lejos, muy lejos,

oculta en la lejanía del tiempo perdido,

y encuentro en la memoria otros recuerdos polvorientos y viejos

como esos trajes de fiesta que no se pueden tirar a un lado

y terminamos guardando en un ropero;

los toco, los huelo, observo sus colores,

cada uno tiene su historia que voy lentamente repasando,

 bebiéndome el recuerdo,

 como bebería el agua de la vida el que se encentra perdido en un desierto.

 

Y me aflora el deseo, deseo de ser gaviota, o pez, o viento

y rebasar tu oscuridad, mar de dolores profundos,

y llegar a mis finas arenas que acarician los pies del caminante,

y buscar mis calles, y llegar a mi casa,

a mis verdes patios con olor a  albaca y yerba buena.

Pero ya desconozco las calles, no van a ningún sitio.

La casa ya no existe, ni los patios, ni las aromas de albaca y yerba buena.

Sería un extraño en una dimensión desconocida.

No se puede regresar a lo desaparecido.

 

A Moisés se le negó la entrada en la tierra prometida;

no sé qué es peor,  negar la entrada o negar  el regreso.

 

© 2013 – 2014, Hector Romero. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorGy
Artículo siguiente¿Cómo puede ser ilegal el trabajo? Lo que una frontera puede hacer contra la lógica.

Héctor R. Romero es de origen cubano y se doctoró en 1970 con in Ph.D. de la Universidad de Illinois-Urbana.  Ha ocupado varias cátedras docentes y administrativas en la Universidad de Indiana, Universidad de Nebraska, Wayne State Universty y en la University of Texas Pan American donde se desempeña como catedrático titular en Estudios Hispánicos. Es autor de varios libros de crítica literaria y ensayos publicados en revistas acdémicas en España, Francia, Canadá, México y los Estados Unidos.  Ha recibido varios premios literarios por su obra cuentística y poética.