Gonzalo Salinas

new_world_symphony_01  En South Beach, entre la 17th street y la Washington Avenue, hay una construcción que es una joya de la arquitectura. Un edificio imponente, resguardado por una mezcla deconstructivista de palmeras reales y árboles metálicos que dan la apariencia de un caos organizado. Es el New World Center, diseñado por el arquitecto Frank Gehry, un genio de la arquitectura contemporánea, ganador del Pritzker Architecture Price —más conocido como el premio Nobel de la Arquitectura—, quien es además famoso por sus grandes construcciones como el museo Guggenheim de Bilbao en España, el Walt Disney Concert Hall de Los Angeles o el Cinémathèque Française de París.

Esta hermosa pieza arquitectónica alberga al New World Symphony, una de las más importantes fuentes de entretenimiento cultural en Miami, que ofrece cerca de sesenta shows de música —a precios más que asequibles— que van desde adaptaciones sinfónicas de tango hasta conciertos de cuartetos, óperas, jazz o música clásica. El director artístico del New World Symphony es Michael Tilson Thomas, un músico que ha dirigido las orquestas sinfónicas de Miami, Nueva York, Boston y Los Angeles, ha ganado el Grammy en categoría de música clásica en varias oportunidades, y recientemente la compañía Google lo contrató para que sea el encargado de seleccionar y dirigir la orquesta sinfónica de YouTube que convoca a músicos de todo el mundo que son descubiertos gracias a que suben sus videos caseros. Resulta común ver frente al parque del New World Center a jóvenes cargando contrabajos, cellos, violines o trombones. Muchos de esos jóvenes son estudiantes de música —incluso algunos becados— en el New World Symphony.

cine miercolesOtro de los atractivos de este maravilloso lugar son sus noches de cine gratuito, al aire libre, los días miércoles. Hippies, músicos, bohemios, curiosos, aburridos, enamorados y turistas se dan cita en el parque de afuera y se sientan sobre sus mantas —hay hasta quienes hacen picnics— frente a la pared del New World Center, pues en esta se proyectan películas. La selección de filmes es excelente y convoca a cientos de personas así llueva, truene o baje la temperatura dramáticamente. El compromiso es ineludible cada miércoles y solo se cancela bajo amenaza de huracán.

Y si no hay ánimos de conciertos ni de películas, sus dos cafeterías son propicias para cualquier tertulia, ya sea frente a una copa de vino o frente a una taza de un buen —buenísimo— café con leche cubano. No cabe duda que esa lindísima edificación que se levanta en una de las esquinas más movidas de South Beach es, definitivamente, un lujo para nuestra ciudad.

 new

© 2013, Gonzalo Salinas. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorYgdrasil: el boomerang del ciberchamanismo
Artículo siguienteGeneración Kindle
Nació en Lima, Perú. Estudió Literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y desde el 2003 vive en los Estados Unidos. Ama el océano, la guitarra, la ciudad de Miami, la guanábana, el ceviche, el idioma español, los libros de Tolstoi, las maratones, el buceo en Key West, la música de Jack Johnson y la prosa del libro de Las Mil y una Noches en la traducción de Burton. Actualmente trabaja en su primera novela.