por María José Navia (@mjnavia)

medianeras-cartelTal vez es la cercanía del 14 de febrero, fecha que podrá caernos mal o no, pero que igual llena nuestras ciudades de corazones y color rojo furioso, o quizás es esa sensación de sorpresa, efervescente, preciosa, que me deja esta película cada vez que la veo, lo cierto es que Medianeras (Gustavo Taretto, 2011) es de las gratas sorpresas cinematográficas que usted puede encontrarse por ahí. Hay un corto que le dio origen (y que usted puede ver por Youtube) y, por lo menos en Estados Unidos, puede verse incluso en Netflix. Así que no hay excusa de “no sé dónde encontrarla”.

En fin. Día de San Valentín o no, yo me enamoré de esta película.

Perdidamente.

Cuenta la historia de Martín y Mariana, dos personajes algo perdidos en la ciudad de Buenos Aires. Mariana acaba de terminar una relación de años, e intenta reconciliarse con su pasado y superar su pena, por medio de un deambular y pensar la ciudad en la que habita, comunicándose con el resto a través del arte que despliega en las vitrinas de las tiendas donde trabaja u obsesionándose con los libros de Where is Waldo?, que ponen sobre la página tanto el caos y la multitud de la ciudad como la posibilidad de que alguien, finalmente, pueda encontrarte. De hecho, en un momento central del filme, se escucha la canción de Daniel Johnston “True love will find you in the end”; canción que ambos personajes entonan, cada uno desde la soledad de su departamento.

Por otro lado, tenemos a Matín, un diseñador de páginas web que también parece haber decidido abandonar todo contacto humano, viviendo su vida entera por internet o circulando por las calles con una pesadísima mochila llena de elementos clave para la supervivencia en caso de una (improbable) catástrofe. Él también nos regala sus reflexiones sobre la ciudad, culpándola de todos los males del momento: suicidios, depresión, stress.

La película acaba por caer en el esquema clásico de las comedias románticas, es cierto, pero su uso de todos los elementos es tan absolutamente genial: la imagen de la ciudad de Buenos Aires que funciona a ratos como Celestina, a ratos como la peor villana; los guiños a películas como Manhattan de Woody Allen, el uso de Where is Waldo?, internet y los juegos de tablero para hablar del amor, todo logra crear en el espectador, o en mí, al menos, el enamoramiento perfecto.

httpv://youtu.be/_kBGW1RqUvQ

 

© 2013 – 2014, María José Navia. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorGutenberg y Kim Dotcom
Artículo siguienteUna buena y sana sopa de pollo

María José Navia nació el año 1982 en Santiago de Chile. Es Licenciada en Letras Hispánicas por la Pontificia Universidad Católica de Chile, Magíster en Humanidades de NYU y hoy se encuentra realizando un Doctorado en Literatura y Estudios Culturales en la Universidad de Georgetown. El 2010 publicó su primera novela SANT (Incubarte Editores) y sus cuentos han aparecido en variadas antologías (Lenguas, Junta de Vecinas, .CL, entre otras). El 2011 su cuento “Online” resultó ganador del Premio del Público del concurso Cosecha Eñe. El 2012 su cuento “#Mudanzas” resultó finalista del concurso de cuentos PAULA.

Actualmente colabora con páginas de literatura en internet como Revista Intemperie, Terminal, Ojo Seco; escribe recomendaciones de libros en su blog www.ticketdecambio.wordpress.com y termina su segunda novela Lost and Found/Objetos Perdidos.