Juventud, divino tesoro

Por Rosana Ubanell

Juventud divino tesoro

Compartir con mis hijos me ha abierto los ojos a mundos desconocidos para mí. Sus opiniones han cambiado drásticamente mi manera de pensar en muchas ocasiones y me proporcionan horas de amenas conversaciones.

Desde el día en que comenté a mi hija, vestida contra mi criterio, “Por qué no te vistes normal, hija” y me contestó “¿Qué es normal, mamá?” el universo no ha vuelto a ser lo que era. Que conste que aún no he podido responderle y ya hace tres años de aquella pregunta sin respuesta.

Mi hijo mayor, por su lado, está terminando un master en España y regresará muy pronto. Ha aprovechado la estancia en Madrid para recorrer buena parte del país y sumergirse en su alma. Aparte de constatar la diferencia abismal entre el sur y el norte, su máxima aportación a la filosofía familiar es que la juventud en España, su potencial, su creatividad, se machaca desde la infancia.

Ahora me doy cuenta de que ambos conceptos están intrínsecamente unidos. Desde la escuela, desde el hogar, se empuja a la “normalidad”, a no destacar, a ser igual que los demás, a perseguir la seguridad no el reto, a no arriesgarse por miedo a lo desconocido. Se prima al perdedor y se castiga al ganador, al que intenta superarse, condenado ahora a la emigración. En definitiva: a no perseguir los sueños.

“¿Por qué no existen un Bill Gates, un Jeff Bezos, un Mark Zuckerberg en España?” se preguntaba el otro día. Otra callada por respuesta de su mamá. Me temo que esta consulta seguirá en mi tintero por mucho tiempo porque en una cultura que premia la mediocridad resulta peligroso levantar el cuello.

La constatación de una teoría se apuntala con un experimento práctico y ese me lo proporcionó mi hijo pequeño tras la visita veraniega de rigor a las abuelas en España.

Para los17 años, los jóvenes españoles ya han absorbido la cultura de la mediocridad. Los que no, o lo pasan mal o se buscan la vida fuera o disimulan o mienten.

“¿Cuántas has dejado?” le preguntan sus amigos a mi hijo nada mas llegar a Pamplona. Una cuestión muy sutil que de entrada presupone que has suspendido varias asignaturas. A nadie se le pasa por la cabeza que un joven apruebe “todas las asignaturas” en junio, premisa que para la escuela de mi hijo y para sus padres sería impensable. ¿Y qué contesta mi hijo?, “Alguna …” porque si dice que aprobó todo con sobresalientes pierde toda su popularidad de gringo guay.

Mis hijos, igual que cualquier joven que piensa por su cuenta, es un diamante en bruto. Nuestro papel como “talladores” consiste simplemente en facilitarles la posibilidad de brillar con su propia luz. Nosotros no damos su luz al diamante, simplemente lo pulimos para que resplandezca.

Esa es nuestra tarea básica: trabajar para las generaciones futuras, concepto olvidado en muchas instancias.

Dentro de unos años ya no estaremos más. Quedarán ellos y por ellos debemos luchar y, sobre todo, conservar los recursos que heredarán para que, a su vez, los puedan transmitir a la siguiente generación.

 Y cuando quiera salir de caza con la euforia de ese joven cachorro al que enseñamos las mejores tretas de viejo acechador, gritarles “¡Adelante, campeón. Tú puedes con el león!”.

Le regalaremos nuestro arco y flechas hasta que construya los propios y le curaremos las heridas cuando regrese herido de un zarpazo de la bestia tras su primera cacería fallida.

Una vez restablecido, le empujaremos a la caza de nuevo las veces que haga falta hasta que traiga la piel de un león. Jamás les animaremos a que se quede en la cueva por seguridad.

La juventud es un tesoro, nuestro tesoro y como tal debemos tratarlo.

Rosana Ubanell

Rosana Ubanell es la autora del best seller internacional Volver a morir, primera novela de una trilogía de intriga y suspenso de la que se ya se prepara una serie de televisión basada en su protagonista, Nelson Montero, el primer detective hispano de la literatura. En el 2012 publica Perdido en tu piel, novela romántico-erótica y de suspense sobre dos amantes que se reencuentran después de treinta años.

Ha trabajado durante muchos años en Bruselas y Washington DC como corresponsal de varios medios en español. En la actualidad reside en Miami, donde es subdirectora de Nexos, la revista de vuelo de la compañía American Airlines.

Rosana Ubanell (Pamplona, España) es licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra (España) y posee un MBA en Transacciones Internacionales por la Universidad George Mason de Virginia (EE.UU.)