Hay vida tras la jubilación

Rosana Ubanell

marigoldPocas veces puede uno perderse en una película que no contenga estrepitosas persecuciones en auto, ensordecedoras explosiones o violencia regada de metralleta y sangre. El Exótico Hotel Marigold  (The Best Exotic Marigold Hotel, 2012) es una de ellas.

Se nota la mano británica en esta cinta que, como la vida misma, resulta una tragicomedia. El punzante humor, la caricatura de los estereotipos y los mordaces diálogos  son todos productos de esa flema inglesa, en este caso, con aroma a curry.

Adaptación de la novela de Deborah Moggach, ‘These Foolish Things’, se deja notar la elegancia literaria en la voz narrativa de la inimitable actriz Judi Dench,  miembro de pleno derecho del Olimpo de la actuación. Brilla el últimamente ubicuo actor, también por méritos propios,  Dev Patel (Slumdog Millionaire, The Newsroom) con un papel brillante que descubre todo el carisma de este joven intérprete.

Y junto a ellos, el reparto no podía ser más selecto: Maggie Smith, Bill Nighy, Tom Wilkinson, Dev Patel, Penelope Wilton, Ramona Marquez, Celia Imrie, Ronald Pickup, Liza Tarbuck, Tena Desae, Lillete Dubey, Russell Balogh e Israr Azam.

Siete británicos de la tercera edad deciden instalarse en un palacete en Jaipur (India) tras leer un folleto informativo sobre semejante lugar que se anuncia como un lujo propio de marajá y que se ofrece a un precio más que razonable. Cinco de ellos lo hacen por necesidad económica dado que están  poco menos que desheredados, con deudas  o pensiones de miseria. Un sexto es un juez retirado que busca en este viaje una redención del pasado y la séptima es una anciana racista que necesita una operación de cadera y es “externalizada” de Londres a Jaipur donde la cirugía, aún contando los gastos de viaje y recuperación en el Hotel Marigold, resulta más rápida y económica (sin comentarios). La pensionista tiene intenciones de recuperarse lo antes posible y salir huyendo de regreso a la “civilización” blanca.

A su llegada, el Hotel Marigold resulta un tanto distinto que en el prospecto. Como apunta muy certeramente uno de los protagonistas “esto estaba photoshopped”, A ello hay que añadir la precariedad de los caños de agua, la línea telefónica estropeada, dormitorios sin puertas, un calor  muy poco “londinense”, un menú rebosante de curry, calles estrepitosas, tráfico de infarto.

Sin embargo, como bien relata Evelyn (Judi  Dench), cuando uno decide no resistirse, sumergirse y nadar con la corriente, aflora al otro lado más fuerte que nunca. Y eso sucede ante un país y un dueño del hotel Sonny (Dev Patel) que a pesar de ser pobres al extremo, manifiestan un entusiasmo contagioso, son generosos al extremo y siempre lucen una sonrisa en los labios.

Cuando uno decide adaptarse a la nueva situación, atiende a sus instintos, aparca las convenciones y abre sus perspectivas, deja atrás el pasado, establece nuevas amistades y realiza inesperados descubrimientos, incluso puede llegar a enamorarse con canas. Hay vida tras la jubilación y una incluso mejor.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pocket
Pocket
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Copyrighted material by the author.