Evangelio según san Trópico: 16 & APÉNDICE

16

Mensaje de la Resurrección. Pasadas tres lunas de la instauración de la Junta de Transición, el gobierno había realizado una serie de reformas para equilibrar las cuentas del Estado, subiendo los impuestos y reduciendo los servicios sociales. Buscando apaciguar a los militares que todavía veneraban al Mesías, y que permanecían al frente de las Fuerzas Armadas, decidió indultarle y permitir que regresase del exilio.

Cuando los generales fueron a buscarle, encontraron al Viejo Caudillo, vestido con una túnica blanca, y se asustaron. Pero él les dijo: “No os turbéis. El que buscáis, resucitó. No está aquí. Ha regresado a su Patria. Volved y decid a sus discípulos y a todos aquellos que lo extrañan que pronto lo veréis como él os dijo que sería la segunda venida del Mesías. ¡El Soberano ha resucitado!”.

 

APÉNDICE

Apariciones. Resucitado el Mesías, se apareció primero al general supremo que le había sacado de la cárcel. Él fue a decírselo a los demás altos miembros de las Fuerzas Armadas, que se preguntaban cómo podrían volver a saquear al país. Al escuchar ellos que el Mesías había regresado con ganas de volver a ser candidato presidencial, no lo creyeron.

Después de esto, volvió a aparecerse a dos de sus militares fieles, que habían sido retirados del Ejército, pero a los que no habían confiscado sus inmensas riquezas, para que sufragaran su nueva campaña electoral. Estos volvieron a la capital para dar la noticia pero tampoco les creyeron. Después se apareció a los diez discípulos, que estaban reunidos en un partido político poco exitoso ahora que el Mesías no estaba con ellos, y les reprendió su incredulidad porque no habían creído que él podía resucitar de entre los muertos políticos.

 

Mensaje final. La Entronización. Y les dijo: “Id a todas las comarcas y predicad la Revolución a toda criatura en edad de votar. El que crea y acate mis órdenes, se salvará; pero el que se oponga, esta vez sí será exterminado. A los que obedecieren les acompañarán estos prodigios: en mi nombre ocuparán propiedades, condenarán a sus enemigos, tomarán en sus manos los poderes municipales y, aunque infrinjan la ley, no se les enjuiciará; pondrán su voluntad sobre la de los demás y estos se doblegarán”.

El Mesías, después de haber hablado con sus discípulos y militares, y haber recabado ingentes recursos para su campaña, se lanzó a la Presidencia, la ganó por mayoría de votos y volvió a promulgar una nueva Constitución, donde no existiera grieta alguna con la que discutir su hegemonía. También evitó anteriores errores, de tal manera que parecía otro: pactó con el Imperio, amordazó a los medios de comunicación con golosos contratos, purgó las Fuerzas Armadas, legalizó las milicias, impuso una administración oral que no dejara nada por escrito, centralizó los recursos financieros en sí mismo, y se proclamó Mesías vitalicio.

Sus seguidores fueron financiados para predicar por todas partes del mundo, confirmando su doctrina con los milagros que la acompañaban. Su Evangelio perdurará aun cuando su cuerpo abandone la tierra, pues su espíritu fecunda mentes que alumbran mesías una y otra vez, por los tiempos de los tiempos.

© 2013, Domenico Chiappe. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorEl Pollo Agresivo
Artículo siguienteEvangelio según san Trópico: 15
Domenico Chiappe

Domenico Chiappe

Doménico Chiappe (Lima, 1970) [www.domenicochiappe.com] Ha publicado el ensayo Tan real como la ficción, herramientas narrativas en periodismo (2010), la novela Entrevista a Mailer Daemon (2007), los libros de cuentos Párrafos sueltos (2003, reed. 2011) y Los muros / Les murs (ed. bilingüe, 2012), y la obra Tierra de extracción, elegida por Electronic Literature Organization para su antología ELC2 [http://collection.eliterature.org/2/] como una de las mejores obras de literatura multimedia. Se crió en Venezuela, donde ejerció como periodista, y reside en Madrid.