fca

Chilena, de madre escocesa. HA pasado parte de su infancia en América Latina. Después de vivir en Brasil, ahora reside en Paris y es autora de numerosos libros de viajes publicados en más de diez países y traducidos a varios idiomas. Como escritora de viajes, ha sido publicada, entre otras revistas, en National Geographic France y Conde Nast Traveller

  

Hace algún tiempo entrevisté a Jorge Sánchez, un catalán que ha viajado a todos los países del mundo, y me comentaba que él se sentía un “viajero”, que los “viajantes” son “anti-viajeros”, son individuos que se aprovechan de sus desplazamientos, a los que llaman viajes, por lucro comercial. Suelen anunciar billetes de avión, hoteles y artículos deportivos en sus blogs o páginas web. El viajero va a conocer el mundo, va a aprender. ¿Te identificas con alguna categoría?

No me siento identificada con ninguna porque veo las cosas de manera diferente. Conocí todos los géneros de viajes: el exilio, la inmigración, los cambios de país, los viajes de placer, humanitarios, los viajes para escribir mis libros. En mi familia, mis padres también conocieron todo tipo de experiencias. He viajado desde mi infancia, soy chilena, mi madre es escocesa. He vivido en Chile, Brasil y ahora en Francia. Tengo familia en muchos países diferentes. Viajar es un modo de vida. En mi familia somos muy aventureros. Me parece natural querer conocer y comprender el mundo donde vivimos y eso es lo que me motiva en la vida.

¿Cómo es la vida de una escritora de viajes? Hoy por hoy, ¿se puede vivir de esto?

Cuando los libros que escribes gustan a tus editores y se venden, sí. No es nada fácil, pero es posible. Para escribir mis libros, comienzo por buscar un tema que me interese, durante un tiempo investigo, veo que quiero reflejar y lo discuto con mi editor. Cuando el proyecto esta lanzado, hago los viajes, tomo notas y luego me instalo frente al ordenador a escribir. Es un trabajo solitario, que necesita de perseverancia y pasión por la escritura.

Aparte hago travel talks a través del mundo, firmas de mis libros, promoción en definitiva. Me encanta estar en contacto con la gente y mis lectores.

¿Cuál ha sido la mejor y la peor experiencia que has vivido viajando? 

Buenas experiencias tengo muchísimas, en mi blog cuento mil historias que no puedo escribir en mis libros por falta de espacio.

De las mejores que recuerdo es cuando fui con organizaciones humanitarias a Ruanda y Camboya. Fue una experiencia muy fuerte que marcó mi vida. Cuando fui a Chile con National Geographic fue una  experiencia personal muy emocionante y también cuando escribí sobre Escocia, el país de mi madre.

¿Las peores? Creo que no hay, porque hasta lo peor, con la distancia, se vuelve apasionante. Vemos hasta que punto somos capaces de ciertas cosas y eso es siempre fascinante.

Me cuentas un poco de tus libros, como Hotel Stories. ¿Están basados en experiencias personales? , ¿Qué podemos encontrar?

Viví en un hotel cuando llegué a París, de Chile, con mi familia, entonces fue cuando escribí esta serie de libros. Mi familia tenía la costumbre de vivir en los hoteles. La idea me vino así. Mezclé mis experiencias personales con hechos históricos en hoteles. La serie cuenta con seis libros, cada uno con lugares donde podemos ir e historias diferentes. A nosotros, sudamericanos,  nos encanta contar historias.

En tu libro Flea markets around the world, dices que los museos son una gran introducción a las ciudades, pero que es mejor perderse en los mercados de pulgas sin importar como sean éstos. Estamos de acuerdo en esto, mi impresión de algunos países no hubiese sido la misma sin visitar el mercado ruso de Varsovia, el mercado central de Riga, La Boquería de Barcelona o Chatuchak Market en Bangkok. En París me encanta el Marche des enfants rouges    ¿Qué buscas y que encuentras en estos mercados?

¡El Marché des Enfants Rouge! A mi también me encanta. Adoro los mercados porque son lugares vivos. Vemos cómo la gente se comporta: si son simpáticos, desagradables, honrados, estafadores,… Comprendemos mejor una ciudad y un país. Los objetos cuentan historias. A menudo, los mercados se encuentran en barrios históricos, y esto te lleva a un viaje en el tiempo y la vida de un país. Me encantó escribir las historias de este libro.

¿Cómo nace la idea de World Tour?

Me encontré con el editor de Luis Vuitton y le hablé de mi vida en el hotel con mi familia. Él me habló de su fantástica colección de etiquetas de hoteles, vimos que sería una bella idea hacer un libro juntos. ¡Et voilà! Me gusta mucho este tipo de colaboraciones. Escribí 21 historias a través del mundo entero. El libro es precioso, está publicado en Francia por Xavier Barral y por Abrams en los Estados Unidos, en inglés.  Habla de la edad de oro, del viaje que mi familia conoció bien y de una época en la que los viajeros tomaban su tiempo, donde el viaje era una verdadera aventura. Los viajeros de esa época eran unos verdaderos exploradores, gente que no tenía miedo a viajar durante semanas y meses para llegar a  su destino.

El libro está también traducido al japonés, espero que pronto se traduzca al español. Es un libro para los que viajan y también para los que no viajan; que se lee, se mira y que hace soñar.

¿Cuál es tu próximo plan?

Tal vez una novela o un libro de cuentos. Todavía no sé. Estoy  en el período de investigación. Ya encontré editores, seré feliz si utilizo mis experiencias de una nueva forma. Me ocupo un poco de la asociación de mi marido, la Association Chirurgie Plus y ahora hemos invertido en una empresa de vinos franceses llamada Advini. Me gusta aprender de todo un poco.

¿Qué crees que has ganado viajando?

Miles de cosas, aprendí que nadie tiene la verdadera respuesta y que hay mil formas diferentes de ver la vida y las cosas. Aprendí a ser humilde, a ser menos presuntuosa y mirar a la gente y al mundo con más atención. Como te dije, hice todo tipo de viajes: humanitarios, por placer, por trabajo;  cambie de países y soy una mezcla de culturas. Esto me dio capacidad de adaptación y me mostró que el mundo es como un caleidoscopio. Tiene una multitud de facetas y nunca las percibimos todas. Viajar me ha permitido ser más positiva y estar en  harmonía con todo lo que nos rodea. El mundo no me da miedo. Me apasiona. Pienso que si la gente viajara más – aunque fuera solo para “desplazarse”- serían más tolerantes porque ningún viaje es inútil. Viajar me da la sensación de tener una vida plena y rica, que es lo que buscamos todos finalmente.

¿Lees sobre Viajes? ¿Alguna recomendación?

Mi escritor preferido de viajes es sin duda Peter Fleming, recomiendo todos sus libros. El humor inglés, el estilo, la elegancia, la pasión por la aventura, para mi es el travel writer perfecto. Tiene un estilo fantástico. Me encantan también Francisco Coloane y Jorge Amado que no son verdaderamente travel writers pero escriben libros magníficos sobre sus países. Y los clásicos como Jan Morris, Colin Thubron o Norman Lewis. Generalmente elijo los británicos para los relatos de viaje. Para mí, son los mejores en este género.

¿Cuál crees que es la mayor diferencia entre escribir para revistas o escribir tu propio libro?, ¿Cuáles son los pros y contras de cada faceta?

Una de las mayores diferencias es que el proceso de crear un libro tiene una duración, y también, un libro pide una fe verdadera para escribir durante meses, y hasta años, sobre el mismo tema. Forma parte de la existencia de su autor y se deben hacer sacrificios. Otro punto positivo de escribir tus libros es que si trabajas para una revista, debes generalmente hacer lo que te pide su redacción. Las limitaciones son dictadas por otra persona mientras que un escritor se las impone el mismo libremente. Cuando escribes libros es maravilloso el encuentro con los lectores, las posibilidades innumerables de intercambios que permite un libro cuando uno lo firma,…Estamos en contacto con gente del mundo entero. La relación con los lectores es especial y apasionante. Los puntos negativos, jamás sabemos si el libro va a venderse bien, vivimos en la inseguridad, somos irascibles, obsesivos, generalmente perfeccionistas. Me gusta escribir artículos para revistas –aunque lo hago poco- y me gusta escribir libros. Son dos caras de la escritura y es lo que me gusta hacer. Estar delante de mi computador y contar una historia.

 

Unas preguntas rápidas

Una cultura: Chilena/Escocesa/Francesa, todas juntas.

Un hotel: El Meurice en Paris para la elegancia

Un libro: Brazilian Adventure de Peter Fleming.

Un lugar para vivir: París por su belleza, California por el contacto con la naturaleza. Pero el lugar depende de mi humor.

Un lugar donde NO ir:  Todavía no lo he encontrado

Para ver el trabajo de Francisca Mattéoli:

© 2013, Manlio. All rights reserved.