Por María Espinoza

Biografía:

Julio Montaner nació en Buenos Aires, Argentina. Es graduado de la Universidad de Buenos Aires con el título de Arquitecto en 1985. En Miami, comenzó a estudiar pintura con el reconocido maestro y pintor Baruj Salinas. Desde la Arquitectura gradualmente se fue moviendo hacia la pintura. El dibujo fue su primer instrumento para mostrar sus conceptos en sus trabajos a los que se les agregó el color mediante técnicas al agua. Sus trabajos muestran espacios donde el color, la forma y la textura son los principales temas de composición. Su trabajo es como un fluir abierto entre la percepción visual del interior profundo del artista y el diálogo generado con su pintura.

En su última serie de pinturas, Julio Montaner resiste y subvierte toda perspectiva y representación arquitectónica y simbólica de la realidad para centrar su atención en la abstracción cromática en donde el color se transforma no solo en el método sino también en cuerpo y componente. Las manchas y salpicaduras de color provocan diversas sensaciones anímicas y estados de ánimo en el espectador que van desde la serenidad hasta la nostalgia y la melancolía. Así, y por medio de la simple plasmación del color, sus pinturas expresan asociaciones y sentimientos, evocan de un modo místico estados naturales de inconsciencia y subconsciencia, sin la intromisión directa de la percepción consciente. El uso del blanco, en particular, estimula la sensibilidad del espectador, al tiempo que transmite la noción que la realidad es una dimensión imprecisa, indefinida (blanca) y todas las demás tonalidades cromáticas son una mera ilusión efímera.  Estamos pues ante composiciones  provocadas por la contemplación de la naturaleza y la inventiva intuitiva, ante pinturas que responden a impulsos subjetivos en función de la creación y la perceptibilidad espiritual.

En esta entrevista el artista nos habla de su obra, influencias, temprana vocación por el arte y el espacio urbano de Miami.

ME: ¿Cuándo descubres tu vocación por la pintura?

JM: Desde muy chico me gustó el dibujo y  la pintura. Mi vocación por la estética y el espacio encontró su lugar en la arquitectura. Recuerdo que en aquellas épocas, cuando preparaba mis proyectos de facultad, yo me preocupaba de la lámina más como dibujo en sí mismo que en el proyecto en su totalidad; generando así una composición pictórica de cada ilustración.

ME: Hace unos años emigraste de tu país Argentina. ¿De qué modo esta experiencia te ha marcado a ti como artista?

JM: La inmigración me liberó de esa carga profesional, recuperando mi lado artístico. Gracias a mi maestro, Baruj Salinas, pude descubrir el lado abstracto del arte, que rápidamente  tomé como propio.

ME: ¿Tienes una metodología de trabajo?

JM: Me gusta trabajar el acrílico sobre papel. Primero suelo aplicar una capa de pasta para modelaje, tratando de buscar relieve. Esta textura ayuda a que la obra pierda las dos dimensiones definidas por el papel.  Luego, comienzo a trabajar con distintos tonos de pintura acrílica o de tinta, logrando un diálogo con el cuadro. A partir de ahí, van surgiendo nuevas ideas que se suman a las ideas originales convirtiéndose en un ida y vuelta, hasta llegar a un punto que el color, la forma y la textura terminan definiendo la obra.

ME: ¿Cómo definirías tu pintura?

JM: La encuadraría dentro del expresionismo abstracto.

 

ME: ¿Consideras que tu pintura ha evolucionado desde sus inicios?

JM: La pintura es una continua evolución, ya sea con nuevos temas o con nuevas técnicas. Inicialmente, viniendo desde la arquitectura, comencé con el dibujo, luego alterné entre los colores y las técnicas al agua: acuarelas y aerógrafo. Finalmente, pasé al acrílico buscando nuevos límites.

Uno de mis objetivos es poder dominar la técnica en la que estoy trabajando hoy en día. Me gustaría conocer sus límites, para poder agregar nuevos elementos. La pintura en acrílico se genera por capas, cada una de ellas es un camino que te conlleva a un elemento nuevo generando un producto final diferente. Quiero recorrer cada camino y perderme en ellos para poder jugar con todos los elementos.

ME: ¿Qué artistas argentinos y de otros países han influenciado en tu obra?

JM: A pesar de no compartir una misma corriente, me gustan mucho varios pintores argentinos, especialmente Guillermo Roux, Petorutti, Quinquela, Soldi y Castagnino. De otros países me gustaría resaltar la pintura clásica de Goya y El Greco; y del arte moderno a Jonas Lundh, Pollock y de Kooning.

ME: ¿Qué tipo de arquitectura te interesa? ¿Cuáles son los arquitectos actuales de renombre mundial que te parecen mejores?

JM: Me gusta la arquitectura moderna y sustentable. En mi etapa de estudio, mis referentes fueron Michael Graves y Richard Meier. Hoy, después de un largo recorrido, me gustan arquitectos como Zaha Hadid y Tom Maine, por la coherencia en sus obras y su cuerpo teórico. Ellos sobresalen especialmente en sus diseños no convencionales, utilizando formas angulares y paredes  superpuestas, las cuales resaltan con el uso de la luz natural.

ME: ¿Qué opinas del espacio urbano miamense? ¿Qué cambiarias, o mejorarías de esta ciudad?

JM: Al dejar Buenos Aires, fue muy difícil para mí acomodarme en esta nueva ciudad. Principalmente por ser totalmente diferente a las ciudades fundadas por los españoles. Afortunadamente, Miami es una ciudad americana tomada por el espíritu latino. Los edificios hacen perder un poco la escala humana.

Si tuviera que mejorar algo de esta ciudad sería precisamente la escala urbana, y la recuperación del concepto de plaza, no como monumento, sino como lugar de reencuentro. Lo que me fascina de Miami es esa mezcla de nacionalidades que enriquecen tanto el arte y la arquitectura como la sociedad.

ME: ¿Dónde estás exhibiendo en este momento y cuáles son tus planes futuros?

JM: En estos momentos estoy exhibiendo algunos cuadros en Cuatro Art Space (3117 Ponce de Leon Blv, Miami FL 33134). Mi primera exposición importante será en noviembre en esta sala de exposiciones.

Muchas gracias. 

 [print_gllr id=26662]

© 2012, María Espinoza. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorEL VECINO DEL SUR
Artículo siguienteEn un lugar de Navarra…
María Espinoza nació en Lima, Perú y actualmente reside en Miami, FL. Obtuvo un doctorado en Literatura Hispanoamericana de la Universidad Internacional de la Florida. Es conferenciante y ha publicado artículos en periódicos y revistas de literatura y arte. Artista plástica ha participado en exhibiciones en Latinoamérica y Estados Unidos.
Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...