Reseña a Hermano Ciervo de Juan Pablo Roncone

 María José Navia

Hermanociervo-498x214Un roadtrip interrumpido por un canguro. Un hombre que viaja a una isla en el sur para ver morir a su padre. Un joven que visita a la madre de un amigo que murió en un extraño accidente y otro que busca a la pareja de su hermano mayor que acaba de suicidarse. Un peluquero que quiere vengar la muerte de su hijo y un hombre que pulula por sesiones de espiritismo. O bien un escritor que no escribe nada y se pasea solo por la playa, o el viaje de dos amigos al sur impregnado por el fantasma de una escopeta.

En las historias de Hermano Ciervo, del escritor chileno Juan Pablo Roncone, la muerte (sea por enfermedad, accidente o suicidio) aletea sus alas de cuervo por todas partes. Historias donde los personajes deben aprender a vivir con la ausencia de sus seres queridos o bien prepararse para hacerlo, con mejores o peores resultados. Historias también donde la traición, la desesperación o la pérdida se va presagiando como una fractura tenue que se va esparciendo de a poco.

La prosa de Roncone es limpia, como un cuchillo bien afilado y que brilla al sol. Sus relatos, a pesar de la muerte y de ese dolor que se va acumulando como anunciando una avalancha que no llega, no son oscuros, sino que brillan con una luz distinta que viene de la honestidad con la que se cuentan las historias de los personajes, y esa brutalidad en carne viva con la que se miran a la cara.

Uno lee Hermano Ciervo y queda con el corazón empequeñecido: cada página va dejando una estela de frío en el lector, un frío que mantiene alerta sin llegar a congelar del todo.

Los personajes de Roncone conviven en una intimidad precaria: en relaciones de pareja que no los hacen felices del todo, en familias donde lo más importante es lo que nunca se dice, – con figuras maternas o paternas siempre algo resquebrajadas – en relaciones de amistad donde siempre puede deslizarse la traición. En párrafos breves (a veces de solo un par de líneas) o escuetas viñetas numeradas, Roncone conjura un mundo donde los golpes llegan inesperadamente – y son muchos, y vienen de todas partes – pero, sin embargo, se sigue avanzando.

Esta colección de cuentos se ganó el prestigioso Premio Municipal de Literatura el año 2012; en Chile los aplausos y críticas elogiosas que generó a su paso no se apagan hasta hoy. De ahí que sea de tremendo valor esta nueva edición en manos de Sudaquia, para dar a conocer el talento de Juan Pablo Roncone también en Estados Unidos.

Para que siga acumulando aplausos.

© 2013 – 2014, María José Navia. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorUruguay deja el mito
Artículo siguienteEscuela, despensa y siete llaves al sepulcro del Cid

María José Navia nació el año 1982 en Santiago de Chile. Es Licenciada en Letras Hispánicas por la Pontificia Universidad Católica de Chile, Magíster en Humanidades de NYU y hoy se encuentra realizando un Doctorado en Literatura y Estudios Culturales en la Universidad de Georgetown. El 2010 publicó su primera novela SANT (Incubarte Editores) y sus cuentos han aparecido en variadas antologías (Lenguas, Junta de Vecinas, .CL, entre otras). El 2011 su cuento “Online” resultó ganador del Premio del Público del concurso Cosecha Eñe. El 2012 su cuento “#Mudanzas” resultó finalista del concurso de cuentos PAULA.

Actualmente colabora con páginas de literatura en internet como Revista Intemperie, Terminal, Ojo Seco; escribe recomendaciones de libros en su blog www.ticketdecambio.wordpress.com y termina su segunda novela Lost and Found/Objetos Perdidos.