Del Archivo de Nina Black S.

Inicio 

6

Sólo sabe que quisiera pasar toda su vida con él. No es algo físico, pese a que lo hay. Son todos los tres niveles, que pocos lo encuentran. Es la fórmula para quedarte de por vida. La conexión es espiritual, de alma y de cuerpo. Ha destapado su ansiedad y cada vez que está cerca, ella quiere irse, porque siente que su corazón salta de su pecho y se le dificulta la respiración. Ella… ella lo ama.

Nina está descontrolada. Se autodestruye en las noches con pensamientos. Ella controla todo, desbordando todo lo bueno, lo honesto y lo justo que había construido hasta ese momento. Se dice a sí misma que no hay muros cerca, y el que existe, es un engaño, porque ella pasa fumando a escondidas y es su adicción el infierno que le espera a su amado. Jamás estarán en la misma sintonía y él es luz que no merece su propia infortuna.

Es tarde y pese a los intentos de Nina de justificar lo injustificable, y querer convencer de lo inconvencible, ha estado a un paso de ganarle a la cordura. Se aprovechó de la nobleza y de las ansiedades para ganar campo, pero una historia es siempre una historia y su recuento cuando es profundo es invencible.

Como narradora me he obsesionado con la idea de que lo relatado no dice nada y dice todo. He tenido que entrar a la historia para enderecer a Nina. He sacado su lado débil. Ella no puede hacer tanto daño, ella sabe lo que puede causar en una persona. Ella aunque se cree dura, no podría vivir con su conciencia. Se suicidaría.

Nunca antes ser indiferente significaría tanto amar a una persona. Algún día espero que lo entienda. Algún día espero que sepa que aunque a ella le duela, es en el sacrificio de verlo lejos cuando más lo está amando. Que prefiere enfermarse sola a ser destrucción. Ojalá algún día sepa su protagonismo en su vida, o quizás nunca se entere. Tal vez crea simplemente que está loca. Pero él, no ha sido cualquier historia.

Twitter @NinaBlackS

© 2011, Suburbano. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorLa Noche
Artículo siguienteLas alegrías de la ira.