Me enseñó su calzoncillos y se río como un loco. Supe ahí que algo iba mal, pero verlo era un espectáculo, y entender lo que me estaba diciendo, un misterio que quería resolver. El hindi no es ni por asomo un idioma que yo pueda comprender, ni mucho menos alguna de sus 225 lenguas, sin embargo, sabía que podía interesarme. Cosa de locos.

httpv://youtu.be/9Pb0aK_uK0M

Debo confesar que en el fondo, como ya nos había sucedido antes, creí que este también podía ser uno de esos iluminados que juran tener un don de Dios y que en seguida aciertan con más cosas de las que alguna vez quisiste contar o, peor aun, desmenuzar por allí, en una calle oscura detenida en el tiempo. En la India sucede eso a menudo. De repente, un hombre se pone serio frente a ti y te dice lapidante: “Debes perdonar a tu madre”. No es cierto que tenga que perdonarla, más agradecida no le puedo estar, pero tenía razón en el sentido en que mil veces he justificado mis pequeñeces desde esa punta vital que es el sabor de casa, lo que uno mama. En fin, mi atención había sido robada y mi cerebro rebotó durante un par de horas a ritmo de un gurú que me arrancó toda esa resistente estructura que llevaba de coraza, a punta de lágrimas. Y así, dos veces más. Pero sólo eso.

Bueno, un par de leídas de manos también me revolcaron al pasar. Un corte abrupto en mi linea de la vida, mostraba claramente que volvería a nacer, en no mucho tiempo, y que todo lo anterior había sido un cúmulo de pruebas de las que no debía nada a nadie y de las que había salido airosa.

También me dijeron el número de hijos que voy a tener, el número de amantes, que soy una mujer apasionada, que tengo amigos de primera categoría, que tendré más oportunidades de viajar por el mundo y que me espera una vida larga, muy larga y feliz. A uno le quise entender que soy una comunicadora insaciable. Y otro, casi me convenció que debía dedicarme al trabajo social. Como no soy escéptica, para nada, les creí a todos.

Así que, con los sentidos a flor de piel, la espiritual fama de este subcontinente y un hombre rodeado de figuras de dioses, vi, después de su calzoncillos y su risa deschavada, como se metía una publicidad de automóvil dentro del turbante y cómo preparaba su propio templo para una magistral sesión de fotos que me demostró con claridad que todo lo que brilla no es oro, aunque para efectos de imagen así lo parezca.

Ahogados por el humo de su fogata, decidimos despedirmos. Nos lavamos como pudimos en el pozo de agua más cercano, bombeándolo por turnos para así enfrentarnos de nuevo al calor de la ciudad, y cuando enrumbamos para perdernos por allí otra vez, nuestro amigo pasó raudo y nos señaló riendo con fuerza. Siguió su camino riendo y casi pude leer en su mente lo que pensaba: Y estos locos, ¿de dónde vendrán?

© 2012, Valerie & Foncho. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorAmigas para siempre
Artículo siguienteEntrevista a Leopoldo Brizuela -Premio Alfaguara 2012
Comenzamos a viajar en Noviembre del 2010 y ya hemos recorrido varios países alrededor del Mediterráneo. Este Febrero, damos un salto hasta la India donde estaremos dos meses. Sigue aquí nuestros reportajes, anécdotas y secretos de viaje... Haremos todo lo posible para que veas Más allá de tus Narices. Nos caracteriza cierta insensatez e improvisación. Nos aburre el sistema y sus trampas. Si no es ahora, no es nunca. Queremos mirarlo todo, captarlo-editarlo y publicarlo. Conocer más mundo, sus culturas y sus diferencias… MASALLADETUSNARICES.COM