Ayer leí este poema, tan corto como intenso y elocuente, del amigo Ramón Irigoyen:

Caridad cristiana

Me diste una manzana.
Y las dos podridas.

Luego pensé en el post sobre Camba y Nueva York, la Gran Manzana. La gran manzana podrida. Putrefacta, dirían Dalí y compañía. Me cago en Nueva York.

Una vez me regalaron tres botellas de vino.
Las dos picadas.

No lo olvido.

© 2012, Eduardo Laporte. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorCamba y NYC
Artículo siguienteVivieron de puta madre

Eduardo Laporte: Licenciado en Comunicación Audiovisual (Universidad De Navarra) , Máster en Periodismo Multimedia (El Correo/UPV) y Diploma de Estudios Avanzados en 'La lengua y la literatura en relación con los medios de comunicación' . Colaborador habitual en la prensa cultural, como el suplemento 'Territorios' de 'El Correo de Bilbao', y el resto de cabeceras del grupo Vocento. Crítico literario para la web 'Ojos de Papel' y, desde 2012, para la revista cultural, decana en su género, 'El Ciervo'. Autor del blog 'El náuGrafo digital' que, con pequeñas variaciones en el título, se actualiza desde octubre de 2004. Es el padre del arrealismo. Publicaciones: 'postales del náufrago digital' (Prames, 2008) 'Luz de noviembre, por la tarde' (Demipage, 2011):