Biutiful

Uxbal (Javier Bardem) es el padre de dos niños pequeños y tiene su custodia debido a que la madre, Marambra (Maricel Álvarez), lleva una vida de excesos. Uxbal se gana el pan en las calles de Barcelona empleando africanos y asiáticos indocumentados en oficios menores o ilegales. Él sabe que no se gana la vida de la manera más digna y procura ser considerado con los indocumentados: “yo no los exploto, los ayudo dándoles trabajo en algo que pueden hacer”, dice en algún momento. Sin embargo, sabe que de algo tiene que vivir y mantener a sus hijos, por eso soborna policías y comete las irregularidades necesarias para que las cosas caminen.

Al inicio de la película, Uxbal acude a una cita médica porque ha experimentado algunos malestares. Días después recibe los resultados: tiene cáncer a la próstata en estado terminal. En el mejor de los casos, dependiendo de su reacción a la quimioterapia, le quedan pocos meses de vida.

Mientras vamos viendo a un personaje cada vez más demacrado, que controla poco sus esfínteres, vomita en las calles y a quien incluso a veces le cuesta mantenerse en pie, a su alrededor van sucediendo situaciones no menos difíciles: la Policía detiene a los africanos y los pone en manos de Extranjería para que procesen su deportación, y los asiáticos, por un descuido suyo, mueren asfixiados en la bodega de la factoría en la que duermen.

A pesar de todo, Uxbal es un hombre parco y reservado que mantiene la firmeza. Aunque teme por la futura orfandad de sus hijos y siente un gran pesar por lo de los africanos y asiáticos, no lo exterioriza, e incluso no comparte con nadie cercano lo de su enfermedad: más bien busca reconciliar su situación con Marambra para así no dejar a los niños a la deriva. Se mudan juntos los cuatro a la casa de ella, pero el intento es un fracaso: Marambra no puede alejarse de la mala vida, así que Uxbal y sus hijos se marchan. Ya separados, Uxbal encuentra en la cama a su hermano Tito (Eduard Fernández) con Marambra, alcoholizada y drogada. Uxbal muere una noche durmiendo, junto a los niños, de la mano de su hija mayor.

Biutiful es un drama dirigido por el mexicano Alejandro González Iñárritu y escrito por él y el argentino Nicolás Giacabone, que nos muestra en carne viva más de un problema cotidiano: familias disfuncionales, alcohol y drogas, infidelidad, migración e ilegalidad. Probablemente esto sea un desacierto. La trama busca abarcar muchos problemas y resulta agobiante: no existe una dosificación del conflicto en la historia. Todo es trágico, no hay picos de tensión, o al menos no hay algunos breves instantes de desfogue, de escape. La vida, por más jodida que esté, no es un callejón sin salida: en ella siempre existirán, aunque sea, ciertas nimiedades que nos marcarán una sonrisa en los labios: compartir una taza de café con un amigo, o un intercambio de palabras en las escaleras con algún vecino, o sentarnos frente a la tele a ver el fútbol. Y sí, claro, después volveremos a nuestros problemas de mierda.

Con lo bueno y lo malo, Biutiful es una película que llega al espectador, que expone una realidad miserable; es un proyecto ambicioso que encara más de un conflicto y que tiene, es justo decirlo, una excelente actuación del reparto.

Vale mucho la pena sentarse frente a la pantalla el poco más de dos horas que dura la película.

© 2012, Pedro Medina León. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorEl baile de la victoria
Artículo siguienteEn el café de la juventud perdida: Patrick Modiano
Pedro Medina León

Pedro Medina León

Nació en Lima, Perú, en 1977. Es autor de los libros Streets de Miami, Mañana no te veré en Miami, Lado B y Varsovia. Es editor de las antologías Viaje One Way y Miami (Un)plugged. En el año 2017 se produjo el cortometraje The Spirit Was Gone, inspirado en los personajes de su novela Lado B. Además es creador y editor del portal cultural y sello editorial Suburbano Ediciones. Como gestor cultural ha sido co-creador de los programas #CuentoManía, Miami Film Machine, Pido la palabra y Escribe Aquí –galardonado con una beca Knight Arts Challenge por la Knight Foundation Center-. También es columnista colaborador en El Nuevo Herald y ha impartido cursos de técnica narrativa en el Koubek Center de Miami Dade College. Estudió Literatura (Florida International University) con una especialización en Sociología y en su país Derecho y Ciencias Políticas (Universidad de Lima).