Vivir ¿un deporte de riesgo?

 

Parece ser que sí. Nunca fue fácil pero en estos últimos años se está complicando un poco… Mientras que para algunos vivir no es más que un continuo caminar por la cuerda floja haciendo equilibrio entre el “debe” y el “haber”, para otros es una aventura fascinante en la que para alcanzar la cima siempre hay una cima previa que escalar. En el peor de los casos, no es más que un juego en el que no hay nada que perder.

Llama la atención el auge de los deportes de riesgo en nuestra sociedad, capaz de atraer la mirada de avispadas empresas que ya ofrecen sus paquetes multiaventuras a los turistas más intrépidos, pero quizás no los mejor preparados para su práctica. Puenting, rafting, barranquismo, escalada… ¿Cuándo un deporte de aventuras, pasa a ser un deporte de riesgo?

Me pregunto a qué es debido que cada día sea mayor el número de aficionados a este tipo de actividades. La mera contemplación de un paisaje de montaña, una merienda campestre con la familia y/o amigos, o un simple paseo por la playa, pierde atractivo si no se acompaña de emociones fuertes. ¿No resulta lo suficientemente excitante el superar las dificultades del día a día, o es precisamente por ello por lo que se siente la imperiosa necesidad de descargar grandes dosis de adrenalina?

Ahora se me vienen a la cabeza otros ejercicios que no por ser practicados por ciudadanos de cualquier edad y de forma habitual, están exentos de peligrosidad. Esperar en la parada del autobús, sentarte en la terraza de un bar, o dar un tranquilo paseo por alguna avenida principal de la ciudad, puede llegar a ser un deporte extremo. Pudiera tratarse de esto, del continuo vivir acotados por dos extremos.

Entre hacer equilibrio en la cuerda floja y mantener el tipo practicando el Slackline, elegiría la segunda opción, eso sí, a una altura no superior a los 40 centímetros.

 

 

 

© 2017, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorDiego Gaspar escribe cartas al cielo
Artículo siguienteEl plagio
María Jesús Campos

María Jesús Campos

Mª Jesús Campos García, Málaga, 1962

Ilustradora y poeta

Libros

2012 Málaga_ De un tiempo a esta parte _ Poesía_ Ediciones Rubeo

2011 Barcelona_ Antología poética “Vilapoética” AA.VV._ Edit. Parnass

2010 Málaga_ Cuaderno 2    AA.VV_ Ediciones Rubeo

1997 Málaga_ Incluida en la Guía de Artistas Andaluzas_ Junta de Andalucía

?

Portadas / ilustraciones para libros

2008_El techo de cristal _ Edit. Asociación de mujeres por la Literatura y las Artes

2009_ Atmósferas _ Edit. Visión Libros

_ ¿Depresión?, No, gracias _ Edit. Corona Borealis

2010_ Cuaderno 2 _ Ediciones Rubeo

_ El Mundo de Aroa _ Edit. Caligrama

_ Y Colorín colorado… _ Edit. Archivo General de Ceuta

2011_ Cartel Feria del Libro Ciudad de Ceuta

_ El Hombre de Moguer _ Ediciones Rubeo

_ Cuando vivíamos aquí _ Edit. Punto y Seguido

_ Ver, comienza _ Ediciones Alvaeno y Casa Eolo

2012_ De un tiempo a esta parte _ Ediciones Rubeo

_ Para Mujeres _ Edit. Amnistía Internacional

_ Frases en el muro _ Edit. Octaedro

_ Pervertidos _ Edit. Traspiés

2013_Líneas paralelas_ Ediciones Albaeno

_ Desauciados, crónicas de la crisis_ Edit. Traspiés

_Cuentos para viajar lejos_ Ediciones Rubeo

_ I Ciclo Poesohail _ Ediciones Alvaeno

Revistas culturales: Poesía; Artículos Opinión; Ilustraciones

2000 online_ Utopía

2009- 2012 online_ Letras

2010-2011 online_ Semanario  Belianís

2011 online_ Terral

2011 online_ Transparencias

2013 online y papel_ Cuaderno del Rebalaje nº 20.

2010 online_ 3 D 3

2000 papel_ Utopía (Málaga)

1978 – 1986 papel _ La Corná  (Málaga)

?

Contacto

mjcampos62@hotmail.com

?

Blog: mjcamposblogspot.com (Amanece en la isla)

Web: http://mjcampos.herobo.com/index.html

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...