“Viví como un ilegal durante 8 años en Estados Unidos, algo que aunque no quiera, me ha marcado”, entrevista con el escritor y dibujante Vera

La charla con Vera (Hernán Vera Alvarez, Buenos Aires, 1977) tuvo lugar en un barcito del Design District de Miami. “El problema de este barrio es que se volvió muy de moda”, le confesó a Sub-Urbano en un momento de la entrevista. “Antes en mi edificio había uno que otro que vendía cosas raras, alguna puta, viejos músicVera (foto columna Sub Urbano)os cubanos que salieron en los ´60, centroamericanos que trabajaban en la construcción. Personas con las que se podía tener un diálogo o tomar un vaso de cerveza. Ahora se llenó de gente disfrazada de artista. Y como suele suceder, me aumentaron la renta”.

Agosto es el mes de la edición de Una extraña felicidad (llamada América), libro de cuentos.  Antes, Vera había publicado el volumen de historietas ¡La gente no puede vivir sin problemas! y colaborado con textos y reseñas en revistas y diarios de Estados Unidos, América Latina y Europa.

Una extraña felicidad (llamada América) reúne personajes de toda especie. En el relato por nombre “Vacaciones”, el anuncio del huracán Wilma en La Florida trae consecuencias impensadas en un grupo de jóvenes emigrados. En “Las estrellas celosas” un lumpen que  vive de vender sangre y esperma en las clínicas de New York se encuentra con una ex gloria de tango en un bar. Así se enterará de una historia que empieza en el Caribe en la década del ´50, involucra al ex mandatario Juan Perón y la CIA. Con un poco de suerte, esa dama podría haber sido la primera mujer en ser presidente de la Argentina.

O en el cuento que da título a la obra, que es una historia coral en la  que un grupo de delincuentes mexicanos de Los Ángeles, un joven gay (en el closet) de la alta sociedad latinoamericana que disfruta de la noche de South Beach y un repartido de flyers, meticuloso hasta la obsesión con su trabajo, unirán sus destinos, en una noche demasiado agitada.

–Hoy en día está muy en boga que los nuevos narradores editen novelas. Tu primer libro de ficción es uno de cuentos.

–En verdad no era mi intención publicar especialmente un libro de relatos y encima de  inmigrantes en los Estados Unidos. Sencillamente me di cuenta que en todos estos años había escrito muchos cuentos y que había un conjunto en particular que trataba el tema de ser extranjero. Tal vez ésa es la conexión más evidente, luego hay otras, pero prefiero que el lector las descubra. Por otro lado, viví como un ilegal durante 8 años, algo que aunque no quiera, no lo desee, ha marcado mi vida. Es parte de ella.

–¿Por qué un eBook?

–Mi relación con la tecnología oscila entre el tedio y la diversión. No tengo Facebook ni Twitter, sólo un blog en que pongo algunos textos y dibujos. Me gustan los libros, aunque debo confesar que hace años parte de mi vida como lector la paso delante de una pantalla. Tanto los  libros como las revistas, o films y algo de tv los veo en mi notebook. Sin contar, claro, que como herramienta de trabajo, sea para escribir y dibujar, también la uso.  Hace un par de años publiqué mi primer libro de comics en libro. Me parecía interesante, y diferente, publicar mi primer libro de ficción en formato ebook. También, creo que salir por una editorial indie abre más el juego. No hay tanta burocracia ni imposiciones, cosas que por lo general hacen las editoriales grandes.

–¿Cómo se lleva un autor que escribe en español con el establishment literario de Estados Unidos?

–Por momentos es extraño. Difícil, diría.  Pero no me quejo. Para muchos el español es la lengua de los jornaleros y de las cocinas, algo que por supuesto me gusta: alguna vez trabajé en la cocina de un strip club y fue el mejor trabajo que tuve en mi vida. Pero para muchos americanos, el inglés sigue siendo falsamente  el idioma de la cultura (de la cultura con mayúsculas). Por eso, un autor que escribe en español es alguien que tiene un lugar marginal en el mainstream. Y es curioso, ya que hay 40 millones de hispanos en los Estados Unidos, lo que equivale a la Argentina, es decir un país que habla español. Por otro lado, así como hay una serie de inmigrantes como Vladimir Nabokov, Joseph Brodsky o Isaac Bashevis Singer, autores que tuvieron en una parte de su vida al inglés como segunda lengua para crear, o fueron traducidos de sus propios idiomas, o sencillamente crearon en su lengua nativa, y hoy son considerados parte de la cultura americana, estoy seguro que va llegar el día que The Library of America (ese acervo cultural de este país que incluye a los tres autores que recién mencioné) tenga a escritores que han usado el  español en los Estados Unidos. Es cuestión de tiempo.  A la vez, es interesante que los autores en español están creando una literatura subterránea que tiene mucho que ver con la hecha en América Latina y también con la de Estados Unidos. Es una literatura que pertenece a ambas tradiciones.

–¿Pensó escribir en inglés?

–He escrito algo. La mayoría artículos de crítica y algo de humor. También, como hace unos años volví a estudiar, por la universidad debo escribir muchos ensayos. Me entretengo. Igual, cuando escribo en inglés, lo hago con acento.

–Además de escritor y es dibujante. ¿Ve alguna contradicción en ambos oficios? 

–Para nada. ¡Es más, creo que soy un dibujante que escribe, o un escritor que dibuja! Hay muchos escritores que también fueron dibujantes:  William Faulkner, John Kennedy Toole. En Argentina hay varios autores que también se han dedicado al comics como Miguel Brascó. O Gustavo Nielsen, que es arquitecto y artista plástico. La tapa del libro es precisamente una de sus pinturas. Me gusta hacer muchas cosas a la vez, como dibujar, escribir ficción, traducir, periodismo cultural o de espectáculos. Suelo aburrirme haciendo sólo una actividad.

Descarga Una extraña felicidad -llamada América- desde la imagen

Una extraña felicidad (llamada América) cover book

© 2013, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorPUÑALES BIEN TAJADOS
Artículo siguienteEl enigma del exilio literario en “Arena negra” de Juan Carlos Méndez Guédez
Pedro Medina León

Pedro Medina León

(Perú, 1977) es autor de los libros Streets de Miami, Mañana no te veré en Miami y Lado B y editor de las antologías Viaje One Way y Miami (Un)plugged. Es además editor y director del portal cultural y sello editorial Suburbano Ediciones. Como gestor cultural ha sido co-creador del programa literario Escribe Aquí, que fue galardonado con una beca Knight Arts Challenge por la Knight Foundation Center y ha realizado los eventos Cuál es el futuro de la Literatura Latinoamericana en Estados Unidos, Books & Books (2012 – 2013); el programa Miami Literario: encuentros de narradores locales, Books & Books (2014); entre otros. También es columnista colaborador en El Nuevo Herald y ha impartido cursos de técnica narrativa entre los años 2013 y 2015 en el Koubek Center de Miami Dade College. Estudió Literatura (Florida International University) con una especialización en Sociología y en su país Derecho y Ciencias Políticas (Universidad de Lima).

Loading Facebook Comments ...

1 Comentario

Comments are closed.

Loading Disqus Comments ...