V

Ares

Hay un día claro afuera que me desconoce,

limpio y transparente, desnudo y cálido.

Las nubes han entrado en la habitación de mis horas,

nada redime mi espíritu agotado que en lo oscuro se retuerce,

mi garganta es un nido de gestos malignos,

que aborrecen la suerte de los elegidos,

que desmienten lo sacro, que celebran la muerte.

Mi cuerpo esta hecho de dolores compartidos…

Afuera mi nombre salta de una boca,

odio el sonido que nace de las hojas,

como una maldición que me persigue…

Vivo para la ausencia,

necesito morir urgentemente….

© 2013, Ares. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorEl Puente de Brooklyn (primer fragmento)
Artículo siguienteParís era una Fiesta
Ares

Ares

Músico y poeta radicado en Miami. Colaborador en medios culturales locales, como las revistas Sub-Urbano y Nagari, donde además fue ganador de la sección jóvenes creadores para la sección de poesía Péndulo.  [email protected]