Too big to fail: tragedia americana en dos actos y… ¿continuará?

El problema con el que nos solemos enfrentar los escribidores y enseñadores futboleros amantes de las competiciones entre naciones, como es el caso de la Eurocopa que se está disputando actualmente en Polonia y Ucrania, es la coincidencia del evento con el periodo de exámenes finales y la correspondiente carga de trabajo que ello supone. Como en estos días ando más pendiente de “la roja” que de otra cosa, olvidando que se acerca el plazo para entregar mi artículo para Suburbano sin haber encontrado nada sobre lo que escribir, es el mismo fútbol el que sale a mi rescate, convirtiéndose en la fuente de información más recurrente en este junio de crisis creativa.

Por esas cosas que solo tienen explicación mediante el psicoanálisis, la participación de Grecia en la Eurocopa, la heroica clasificación para los cuartos de final y el intento de mostrar su orgullo ante la poderosa Alemania de Mezut Ozil y Gino Winter, me llevan a recordar la película Too big to fail (2011) en un momento crucial para la economía mundial en que las consecuencias para Europa de la interminable tragedia griega parecen amenazar con expandirse y provocar una nueva tragedia americana. De aquellos polvos que parecían olvidados, pueden venir los nuevos lodos.

La película de Curtis Hanson —que cuenta con un gran reparto, con actores de la talla de William Hurt, James Woods, John Heard, Paul Giamatti o Edward Asner— es un ejercicio de didactismo político-macroeconómico, a modo de tragedia griega en dos actos, donde se desenmascaran los entresijos del sistema político-financiero americano durante la debacle de 2008, con la caída de Lehman Brothers y el rescate a la banca aprobado por el Congreso de los Estados Unidos para evitar el colapso de Wall Street y una recesión económica mundial.

El inicio del primer acto es un maremágnum de nombres de personalidades y entidades políticas y financieras. Los acontecimientos se suceden rápidamente y en orden cronológico, comenzando con la caída del banco de inversiones “Lehman Brothers” debido al estallido de la burbuja inmobiliaria, que amenazó con convertirse en una verdadera bola de nieve para el sistema financiero mundial. Henry Paulson, secretario del Tesoro, se ve obligado a presionar a Richard Fuld (CEO de “Lehman Brothers”) para que la entidad se declare en bancarrota y apacigüe la tendencia negativa de los mercados. Sin embargo, la caída arrastra también a la aseguradora AIG, amenazando al resto de los bancos cuyos activos e hipotecas están asegurados por la misma entidad, incluidos los europeos. De esta forma, Paulson se encuentra ahora en la obligación de presionar a los grandes bancos americanos para que encuentren soluciones y eviten una nueva caída que pueda provocar el colapso del sistema.

La escena culminante de esta primera parte es el momento en que los representantes de las principales entidades bancarias van llegando, uno a uno, a la sala del edificio donde se reúnen con Paulson y su equipo, quien les anuncia el final de una larga fraternidad entre políticos y financieros por el bien de la economía mundial. Por esas cosas del psicoanálisis, la escena nos permite establecer una rápida conexión con la película El padrino, de Coppola, y a formularnos la siguiente pregunta: ¿qué ha ocurrido para que el sistema financiero se haya convertido en este monstruo insaciable que está devorando el futuro de una generación?

El segundo acto comienza con Ben Bernanke (Paul Giamatti), chairman de la Reserva Federal y mano derecha del secretario, advirtiendo a los banqueros del peligro de una situación peor a la de la depresión de los años treinta en caso de que las entidades no se fusionen o no encuentren inversores privados que inyecten capital. Mientras tanto, Paulson y los miembros de su equipo se debaten entre la nacionalización o el rescate de los bancos en forma de préstamo de dinero público como mejor solución para poner fin a la crisis, lo cual es contrario a la ideología republicana.

Esta segunda parte coincide con el interés en ensalzar la figura del secretario y los miembros de su equipo, los cuales aparecen como hombres y mujeres abandonados a su suerte, marginados por su mismo gobierno y olvidados por los congresistas republicanos y demócratas en un año de elecciones presidenciales. La escena álgida en este acto tiene lugar otra vez en la sala de reuniones: una vez que el Congreso aprueba el rescate, Paulson se reúne con los representantes de los bancos más importantes de Estados Unidos y les presiona para que acepten un préstamo de capital público. Los banqueros terminan aceptando las condiciones del gobierno. El secretario del Tesoro de Estados Unidos consigue de esta forma salvar la economía mundial del colapso y del peligro de una depresión sin precedentes. Sin embargo, la presunta autoridad que el gobierno ejerce sobre la banca no se corresponde con la realidad de lo ocurrido en años posteriores.

La tragedia griega problematiza las contradicciones del ser humano debido, por un lado, a la voluntad de los dioses y, por otro, al origen de sus propias faltas. El argumento gira en torno a la caída de un personaje importante, el cual es reconocido por el público en su verdadera dimensión humana. Sin embargo, la angustia experimentada por los banqueros y políticos en esta tragedia americana, y el interés en mostrar el lado más humano del secretario del Tesoro, no consiguen producir ningún efecto de catarsis ni ninguna compasión en este desconfiado espectador.

httpv://youtu.be/wVV6dzDOgQ0

© 2012, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorJuegos Florales: Sergio Pitol
Artículo siguienteLa tejedora de sombras
Alfredo Pastor Parejo

Alfredo Pastor Parejo

"Tuve que subirme a un avión y recorrer 4675 millas para convencerme de que tenía que hacer de una vez lo que realmente me gustaba. La vida no tiene por qué ser larga y dura; tenemos que intentar lo imposible para que nos resulte corta y hermosa. Así que un buen día, hace algunos años, decidí desertar de un cubículo para comenzar una nueva aventura profesional, la cual me permite ahora formar parte de un proyecto cultural interesante y necesario para el sur de la Florida."
Loading Facebook Comments ...

3 Comentarios

Comments are closed.

Loading Disqus Comments ...