The Perks of Being a Wallflower

Luciana Medina

wallfThe Perks of Being a Wallflower

Estados Unidos 102 min

Stephen Chbosky

2012

El adolescente promedio recorre los pasillos de la escuela secundaria en la extenuante búsqueda de sí mismo a cualquier precio y desde los ojos del primer postor. Sabe que pocas cosas llegaran fácil y ser acogido por un grupo de compañeros con intereses similares es una ellas. La secundaria, el paraíso de las faldas cortas y los cambios en el cuerpo; la primera vez de muchas primeras veces, la certeza de nada y la premura por todo. Lo inevitable de ser popular, nerd o N.A.

Y con los pocos beneficios con que se sobrevive siendo un ninguno de los anteriores, la búsqueda de identidad será la misma. La necesidad de pertenecer a un algo que nos convierta en alguien será causa y a su vez efecto.

Charlie (Logan Lerman) es un adolescente in progress. No tiene músculos ni se pone gel, y difícilmente destaque en algún deporte. Tampoco ha sido cruelmente olvidado por el estereotipo y podremos encontrarlo entre la muchedumbre, sorteándola con un remedo de dignidad.

 En un tímido intento por conocer gente, iniciará amistad con Patrick y su Hermana Sam (Emma Watson). Él, un gay  divertido y bastante suelto de huesos; ella, una muchacha bonita de paso seguro. Así, este par, abrirá para Charlie las puertas de un mundo bastante más interesante que las horas que pasa escribiendo cartas a un amigo imaginario en una máquina de escribir del siglo pasado. El concepto de Highschool mejorará enormemente para Charlie al lado de estos sus nuevos amigos, quienes no solo se divierten sino que además escuchan buena música. Habrá constamente alrededor de este trió otros personajes únicos que se unirán en los momentos de diversión y de crisis.

Durante la hora y cuarenta minutos acontecerá lo triste, lo alegre, un poco de lo que no se olvida y otro tanto de lo que nadie se lamenta. Sucede la vida.

The Perks of Being a Wallflower es un drama fuerte, lleno de nostalgia y ternura. Una no se da cuenta de la talla de éste hasta que se ve arrinconada por el personaje de Lerman y todos sus demonios. Para entonces se hará difícil racionalizar ciertos hechos de la trama, como la relación de Charlie con la muerte de su tía Helen;   un blackout  del que muchos hablan y pocos explican y escenas del pasado que se recrean constantemente.

Cada uno de los personajes transmite lo suficiente para ser acogido y contemplado con admiración; ésa que se confunde con la nostalgia que se siente por lo que nunca se ha tenido. Un film como sus propios personajes-que no destacan por populares ni por nerds-pero que tienen una historia muy buena por contar.

© 2013, Luciana Medina León. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorLa búsqueda familiar y literaria: La “Última visita” de Ricardo Sumalavia
Artículo siguienteEl Escritor Taxista de Miami
Luciana Medina León

Luciana Medina León

Nací en el Perú hace 29 Abriles. Un boleto round-trip me trajo a Miami en el 2004. Luego de 30 días, el boleto quedó convertido en one-way. No viene al caso decir lo que estudié en Lima, pero si que aquí estudié Psicología y que este año haré un Master en lo mismo. Tampoco viene al caso decir que tengo un poema publicado en una antología de poemas y un blog que nadie lee. Me encontrarán en la sección cine en cada publicación. Las relaciones a larga distancia tienen un encanto muy particular: la atracción se mantiene como en el primer día; las partes no caen en rutinas absurdas de cajones desordenados o silencios insondables como centro de mesa; por último el tiempo del que se dispone no se desperdicia. La nuestra no será la excepción. No por mi parte al menos.