La poesía: un amuleto que nos salva de la mediocridad