Stranger than Fiction: Tu vida contada por otro

Stranger than Fiction¿Alguna vez has sentido que tu vida, tu historia, es escrita por otra persona? ¿Un ser totalmente ajeno a tus circunstancias, un ser que no conoces y que sin embargo, ha escrito y descrito con certeza cada paso que has dado y cada paso que vas a dar, ha escrito tu día a día con el conocimiento del que lo sabe todo; que, incluso, ya sabe de antemano como vas a morir? Para aquellos que han sentido que un hada superior los acompaña cada día, no se alerten  ni se asusten, se trata de su autor y está escribiendo su historia.

Lo complicado de este escenario, lo complicado para Harold Crick (Will Ferrel), protagonista de “Stranger than Fiction”, es que su autor literalmente lo acompaña en cada día de su vida,  con  voz segura y con una narrativa imparable y desapegada su autora (Karen Eiffel) le confiesa a Harold que él va a morir. A partir de ese momento, se desencadenan una serie de acontecimientos en la vida de Harold que lo llevarán, incluso, a conocer a su autora quien interpretada por la espectacular Emma Thompson se ve en la disyuntiva de matar a su personaje, un personaje de carne y hueso y cuya historia ella ha creado para ahora ponerle punto final.

Particularmente, en algún momento de mi vida he sentido que alguien se burla de cada ironía que aparece o cada  casualidad mal dada y su risa se hace fuerte y sonora cuando en el preciso instante en que me siento a escribir este artículo, mi madre me pide todos los favores de la Tierra, o cuando decido salir a comprar en modo EMO y en las peores fachas  diciéndome a mí misma “falta que ahora me encuentre con alguien conocido” y me encuentro con todo Lima en el supermercado. Tengo la seguridad que mi autor/autora es de una personalidad ácida y sarcástica al igual que su personaje.

En este caso en particular, Karen Eiffel es una escritora atormentada porque no sabe cómo poner ese punto final a su historia y por tanto a la de su personaje principal, sufre de lo que se llama writer’s block y a pesar que visita hospitales e imagina escenarios trágicos, el conocer en persona a Harold Crick hará que , no solo su novela, si no su escritura y quizás su vida cambien para siempre. Una Karen Eiffel vulnerable, desquiciada y obsesiva se encuentra con la realidad tan ajena a su mundo de libros y de ficciones al que ya está acostumbrada. La realidad, una vez más, es más increíble que la historia contada.

¿Qué soundtrack utilizar para “Stranger than Fiction”?

A continuación, las escenas:

“Do you play the guitar?”: Whole Wide World// Wreckless Eric

Harold Crick ha conocido a Ana Pascal y a pesar de las circunstancias de su encuentro, Ana lo ha invitado a comer galletas a su casa. Una breve reunión y la particular personalidad de Ana harán que Harold se relaje y tome la guitarra a pesar que, al inicio, se niegue a tocar siquiera un acorde. La soledad y el darse cuenta que nadie lo observa  hacen que coja la guitarra y  susurre despacio la canción “Whole Wide World” de Wreckless Eric. Harold está solo y al sentirse así cierra los ojos para sumergirse en su canción.

¿Quién no ha tenido la necesidad, y digo LA necesidad, de lanzarse a besar a alguien al verlo tocar una canción? Desde tu cantante favorito en la adolescencia hasta aquel hombre que se sienta todas las noches en la sala de tu casa con una guitarra y unos acordes distraídos, existen canciones que te matan o tal vez existen individuos que te matan, con los que, gracias al poder de la música, pueden ocasionar un impulso repentino despojado de inhibiciones y formas pero el más auténtico que hayas tenido en tu vida. Eso y mucho más le sucede a Ana Pascal al ver y a escuchar a Harold Crick.

Acá la escena:

httpv://www.youtube.com/watch?v=a3Zdz61iSLo

Harold Crick: The way we get by// Spoon

Nos ha pasado y nos sigue pasando que en aquellos días en que la rutina se hace más  pesada que de costumbre nos levantamos con una canción en la cabeza, una canción que acompaña nuestros pasos y pareciera que estuviéramos en una película, en la película de nuestra vida. Estoy segura que Harold Crick de haber escuchado el soundtrack de su vida hubiera escogida “The way we get by” de los Spoon para que lo acompañe todas las mañanas. Una canción que describe y que al igual que él cuenta matemáticamente cada acto que realiza en su solitaria vida. El ritmo de Harold es el ritmo de la canción que lo acompaña y describe a la perfección el devenir de su aletargada vida llena de cálculos y parámetros. Es particular, sí, porque en esta canción se elimina las voces del vocalista de los Spoon y solo queda el piano espectacular del fondo y la pandereta.

httpv://www.youtube.com/watch?v=WDwTQ57YyzI

La Petite Fill de la Mer// Vangelis:

Spoiler.

Si no has visto la película mejor no leas ni veas esta escena.

Harold sabe que su destino ya fue escrito por Karen Eiffel o al menos eso piensa y se enrumba como un héroe griego al encuentro de su muerte. Su muerte será muy digna será muy poética y literaria. No hay diálogos ni intercambios solo la voz de Karen Eiffel que se mantiene al lado de Harold como si fuera la voz de su conciencia.

La resignación y determinación  de Harold Crick es acompañada por lo que podría describirse una canción premonitoria, una canción que, al igual que Harold, ya sabe lo que el destino ha ideado para él. Una canción que acompaña a Harold y espera que el tiempo pase, que lo que tiene que pasar suceda de una vez. La calma de la canción “La Petite Fill de la Mer” remite al estado de ánimo de Harold, ese vacío, esa inercia de sus pasos y de cada tecla que oprimirá Karen Eiffel escribiendo su muerte. Con esta canción, pareciera que la escena transcurriera en cámara lenta, que la muerte de Harold fuera más dramática y más poética.

httpv://www.youtube.com/watch?v=XLYerrkI5cU

“Stranger than fiction” es una película que te hace pensar que tu autor/autora, al final y al cabo, no es tan ácida ni sarcástica como pensaste, que, definitivamente, es mucho más inteligente que tú, pero que fuera de todo eso, tu autor/autora tiene algo grandioso y sublime reservado para ti ya sea una muerte poética o, es más probable, una vida llena de pequeños detalles que harán de tu vida digna de contar, porque , vamos, al final y al cabo, eres su personaje principal y sin ti no puede vivir.

© 2014, Jessica Mercado. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorRock de la Lima Ochentera en el Doral
Artículo siguienteVenezuela: después del 12 de febrero ya nada volverá a ser como antes
Jessica Mercado

Jessica Mercado

Nació en Lima. Periodista y Abogada.  Descubrió el periodismo y lo convirtió en un amor inconstante. Estudió Derecho en la Universidad Católica del Perú y  un Master en Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid. Conduce y produce un programa de radio web de música beatlera en Beatlesperu.com. Ha escrito reseñas de libros y entrevistas para revistas digitales y diarios de México y España. Tiene un blog sobre sus tres personalidades jeccajessjessica.blogspot.com y un blog sobre música y cine desoundtracksypelis.com. Le   gusta viajar, las tazas de café, lo días lluviosos y las buenas conversas.

Twitter: @jessmercadom