Silencios Pop

Pocas canciones hacen que uno se pregunte tanto por el narrador como Enjoy the Silence. ¿Quién es esa persona que dice que las palabras son innecesarias y que solo pueden hacer daño? ¿Un introvertido que se ve amenazado por los sonidos del mundo? ¿Un enamorado que quiere que el abrazo con su amante dure para siempre? ¿Un drogadicto en pleno viaje? Con el video de la canción, Depeche Mode le dio a la letra otro posible personaje: el rey destronado que se niega a aceptar su destino.

Enjoy the Silence fue compuesta como balada y luego decidieron subirle el tempo. Quizás como homenaje a ese origen, Tori Amos apenas hace uso de su piano para entregarnos su versión de Enjoy the Silence, donde aflora todo el dolor y el daño que infringe el silencioso abrazo de la violencia doméstica. No es poca cosa que el disco donde la versión original de Enjoy the Silence fue incluida se llame Violator.

La base rítmica de Enjoy the Silence se adapta con facilidad a diferentes estilos. Son innumerables los grupos e intérpretes que nos han entregado su versión de la canción. Hasta Susan Boyle la llevó a balada de concurso televisivo. De tantas versiones, destaco la adaptación grunge de Failure, el pop-rock gótico de Lacuna Coil y el punk surf de Nada Surf.

Enjoy the Silence – Failure

Enjoy the Silence – Lacuna Coil

Enjoy the Silence – Nada Surf

***

© 2017, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorFotografías de Maribel Amador: La espera de los hombres  
Artículo siguienteDentro de un lamento dentro de un aviso
Luis A. Ordoñez

Luis A. Ordoñez

Luis Alejandro Ordóñez es venezolano y reside en Estados Unidos desde 2008. De profesión politólogo, en Estados Unidos se ha desempeñado como editor, redactor de medios, corrector de estilo, traductor y profesor de español, además de a su carrera literaria. En 2015 publicó el libro de relatos Play y en 2014 ganó el II premio literario en español de la Universidad NorthEastern por el cuento Doble negación. Con Bibliotecario ganó el Concurso de Microrrelatos Severo Ochoa de la biblioteca del Instituto Cervantes de Chicago, y fue finalista del I Concurso de Microrrelatos para Twitter @1cmct gracias al texto Turno. Su micronovela experimental Gatubellísima ha sido reseñada en diversas oportunidades como pionera de la narración vía Twitter y redes sociales.