Savages

Oliver Stone – 2012

131 min

Blake Lively es Ophelia u “O”, una rubia que con voz suave conducirá al espectador durante la sanguinolienta trama a las que nos enfrenta el director. Ella mantiene una relación amorosa con dos hombres: Ben (Aaron Johnson) y Chon (Taylor Kitsch), ambos consumidores y productores de la “mejor marihuana” que se fuma en Laguna Beach. El primero representa al típico free soul recién llegado de África que “le hará el amor” y el segundo —rudo y despiadado— simplemente se la tirará.

El trío vivirá una suerte de idilio hasta la llegada de un cártel mexicano de Baja California, liderado por Elena (Salma Hayek) y conformado por Lado (Benicio del Toro) y Alex (Demian Bichir). Estos secuestrarán a uno de los integrantes del trío, y se dará inicio a una serie de negociaciones representadas por hemorrágicas escenas bien al estilo hollywoodense. Entonces aparecerá Travolta, una suerte de mediador entre ambos bandos, agente de la DEA…

Drogas, sexo y sangre a discreción. Como espectador podrá esperar saltos cuasi cuánticos entre el rojo de la sangre de medio elenco y un forzado sepia que intenta relativizar el tiempo en que los personajes se mueven. Lo rescatable: la actuación de actores como John Travolta, Benicio Del Toro y Salma Hayek, quienes hacen la contraparte al resto de cuerpos bonitos que protagonizan el filme. Así, los que conformen el trío serán los agentes sinérgicos de esta relación sin química entre unos cuantos salvajes y un público hastiado de estar frente a un poco más de lo mismo. Savages está basada en una novela de Don Winslow, quien participó en la escritura del guión junto con Stone y Shane Salerno, escritor y productor americano.

La crítica ha sido bastante dura con esta película y no es para menos. Sucede que, una vez más, Hollywood ha buscado disfrazar sus tramas flojas con grandes dosis de violencia desmedida y grotesca. Cuento ya trillado. Pero bueno, en fin, si lo que se busca es disipar la niebla dominguera, quizás esta película sea una buena ocasión para sumergirse en el neón y la Coca Cola Zero de algún Regal Cinema.

© 2012, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorEl lugar del cuerpo: Rodrigo Hasbún
Artículo siguienteEl arte de narrar
Luciana Medina León

Luciana Medina León

Nací en el Perú hace 29 Abriles. Un boleto round-trip me trajo a Miami en el 2004. Luego de 30 días, el boleto quedó convertido en one-way. No viene al caso decir lo que estudié en Lima, pero si que aquí estudié Psicología y que este año haré un Master en lo mismo. Tampoco viene al caso decir que tengo un poema publicado en una antología de poemas y un blog que nadie lee. Me encontrarán en la sección cine en cada publicación. Las relaciones a larga distancia tienen un encanto muy particular: la atracción se mantiene como en el primer día; las partes no caen en rutinas absurdas de cajones desordenados o silencios insondables como centro de mesa; por último el tiempo del que se dispone no se desperdicia. La nuestra no será la excepción. No por mi parte al menos.