Saluda al Diablo de mi parte

Luciana  Medina

Colombia – 2011

Juan y Carlos Orozco – Thriller

91 mins

Esta vez le tocó el turno al cine latino, a una peliculita colombiana. Y vaya que bien olvidado tengo al cine de ese país, pero no sé por qué, pues mis experiencias con ese cine por lo general han sido más buenas que malas. Pero por eso, porque cada vez que he visto algo de cine colombiano he “salido bien parada”, es que esta vez decidí buscar algo suyo y llegué a Saluda al Diablo de mi parte, una historia muy particular que combina la violencia, el suspenso y la buena actuación.

Ángel (Edgar Ramírez) y su hija son raptados por Leder (Ricardo Vélez), quien años atrás también fue secuestrado y, como resultado, quedó postrado en una silla de ruedas. Leder, que es poderoso y  amargado, estará dispuesto a lo que sea por vengarse de quienes destruyeron su vida. Así, Ángel será puesto a prueba y, si quiere volver a ver a su hija, deberá vengar el pasado de Leder y aniquilar a quienes lo secuestraron.

Tras los pasos de Ángel estará Moris, un policía corrupto. Este papel está interpretado por el actor peruano Salvador Del Solar, cuya actuación resulta sencillamente formidable.  Se robará las cámaras cada vez que las tenga en frente. Desde lo más elemental como mascar el chicle o  llevar desarreglada la camisa, hasta lo más complejo como encarar al enemigo o calzar el zapato desigual de la justicia, lo hará excelente.

El acierto en Saluda al Diablo… es el buen manejo del suspenso, aunque es probable que esa sea “la formulita mágica” para hacer interesante una historia. De hecho, toda trama que implique una búsqueda desesperada será de por sí candidata a atrapar al espectador. Y ese es el caso de esta película: una búsqueda constante de unos personajes tras otros. La tensión, el conflicto y el misterio subyugan a cualquiera.

Quizá la historia parezca algo engorrosa y enredada, pero no es así: es, simplemente, que el secuestrador terminará siendo el secuestrado. Una suerte de todos contra todos. Sucederá en todos los contextos, con distintas vestiduras. Qué cara resulta siendo la cruz que alguna vez nos dio la moneda… El film cuenta con un elenco bien nutrido, y aunque corre sangre rojo Hollywood, el guión, a ratos recargado, no es para nada malo. Como su mismo género lo indica: serán estos 91 minutos de suspenso y terror. Véanla.

© 2012, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorEntrevista con el escritor chileno Antonio Díaz Oliva
Artículo siguienteUn sampedro en el desierto
Luciana Medina León

Luciana Medina León

Nací en el Perú hace 29 Abriles. Un boleto round-trip me trajo a Miami en el 2004. Luego de 30 días, el boleto quedó convertido en one-way. No viene al caso decir lo que estudié en Lima, pero si que aquí estudié Psicología y que este año haré un Master en lo mismo. Tampoco viene al caso decir que tengo un poema publicado en una antología de poemas y un blog que nadie lee. Me encontrarán en la sección cine en cada publicación. Las relaciones a larga distancia tienen un encanto muy particular: la atracción se mantiene como en el primer día; las partes no caen en rutinas absurdas de cajones desordenados o silencios insondables como centro de mesa; por último el tiempo del que se dispone no se desperdicia. La nuestra no será la excepción. No por mi parte al menos.

Loading Facebook Comments ...

1 Comentario

Comments are closed.

Loading Disqus Comments ...