Russell Banks y la gran novela de Miami

RussellBanks280Nancie-BattagliaUno de los autores más prolíficos y destacados del circuito editorial estadounidense es Russell Banks (Massachusetts, 1940). Su trayectoria, que supera la veintena de títulos entre novelas, cuentos, poemas y ensayos, lo ha hecho merecedor del prestigioso premio Dos Passos, así como de numerosos reconocimientos y algunas adaptaciones a la pantalla.

Banks tiene dos grandes obras, muy complejas, muy potentes, ambientadas en Miami: Lost Memory of Skin (2011) que narra la historia de The Kid, un depredador sexual apenas mayor de edad que vive bajo un puente con otros acusados por el mismo delito y Continental Drift (1985), que relata dos historias independientes, protagonizadas por Bob DuBois y Vanise Dorsinville, en su periplo por llegar a Miami –DuBois desde el interior del país y Dorsinville desde Haití– en busca de una vida mejor.

Continental Drift (finalista del Pulitzer en 1999) es muy probable que sea la novela más vasta y ambiciosa escrita hasta ahora en lo que se refiere a literatura miamense. Una primera lectura nos presenta a dos inmigrantes que ven en Miami a la tierra prometida —tema hoy algo recurrente, trillado, aunque en su momento fuera novedoso—. Pero como toda gran obra, Continental Drift admite varias lecturas: es una novela que presenta el choque cultural entre el anglo y el afroamericano, una acerca del contrabando humano proveniente de Haití y también una sobre la crisis de identidad: Du Bois emigra desde Nueva Inglaterra a una Miami inesperada, en la que se desconoce a sí mismo y pierde la brújula de su vida, cae bajo, se denigra. Todo esto enmarcado en ese Miami ochentero que fue un universo donde abundaban la droga, los negocios sucios y la violencia.

A pesar de tener casi 30 años de publicada, Continental Drift representa a Miami con total vigencia: las temáticas que aborda siguen siendo titulares en los noticieros de las diez o en las primeras planas de los diarios.banksdrift

Russell Banks, que vive una mitad del año en New York y otra en Miami, es un autor que sin duda se dejó atrapar por los encantos y desencantos de esta ciudad para recrear sus ficciones. Sus obras son las de un narrador que conoce las calles de primera mano, las ha respirado, las ha sentido, tiene claro el caótico e interesante mosaico étnico y cultural que es Miami, no como otros autores anglo que escriben sobre el contexto local “sin salir del aeropuerto”.

Novelas como Lost Memory of Skin y Continental Drift, que representan la realidad de una ciudad más hispana que anglo, sería lógico que fueran libros de cabecera para todo lector hispano miamense, pero Russell Banks no es muy leído en español, el sello editorial Anagrama apenas tradujo dos o tres de sus libros hace varios años, que lamentablemente ya no se encuentran en los escaparates de las librerías.

Continental Drift no solo debería ser apreciada y valorada por los lectores norteamericanos, pues para nosotros también debería ser “La gran novela de Miami”.

Breve intercambio de palabras con Russell Banks -28 de noviembre de 2014, en un café de South Beach-:

Continental Drift es la gran novela de Miami. Fue publicada en 1985 y hasta hoy presenta a la ciudad tal y como es. ¿Se propuso contar la ciudad en ese libro?

No. Me inspiré en una foto que vi en el New York Times, sobre unos haitianos que habían llegado de contrabando a Miami y habían perdido la vida en el mar, eso fue en la primavera de 1982. Mi idea fue escribir una novela sobre la inmigración. La inmigración desde dentro del país y desde afuera.

¿Y cómo concibe entonces la idea de Bob Du Bois, el otro personaje que emigra de New England a Miami?

En aquella época emigraba mucha gente de otros estados hacia Florida. Y Bob Du Bois, es un típico americano del centro del país, trabajador, de clase media, que debe mantener una familia con su salario. Mi familia era así, mi padre.

¿Qué fue lo que más trabajo le costó desarrollar en Continental Drift?

El balance entre las dos historias. Son totalmente independientes. Si bien ambas son sobre la inmigración, son completamente diferentes. Tenía temor que una de las dos se impusiera sobre la otra, por eso debía encontrar un equilibrio entre ellas. Eso fue muy difícil.

¿Investigó mucho sobre la cultura haitiana para escribir Continental Drift?

Había leído e investigado mucho sobre Haití y su cultura, pero no para escribir Continental Drift. Lo hice cuando viví en Jamaica unos años, porque me interesó el tema.

En sus obras  (Continental Drift y Lost Memory of Skin) demuestra mucho conocimiento de la ciudad. ¿Cómo ve usted a Miami? ¿Qué piensa de ella?

La conozco mucho, me encanta esta ciudad, acá pienso morir. Vine a Miami por primera vez en 1959, luego en 1961 y desde ahí empecé a vivir en ella como hasta hoy que vivo un tiempo acá y otro en New York.

Creo que Miami es la ciudad más americana que hay en este momento. Es tierra de inmigrantes y este es un país de inmigrantes, eso no lo debemos olvidar.

Si bien Continental Drift no fue escrita pensando en contar lo que era la ciudad de Miami, Miami es el gran personaje de la novela. ¿Qué opina al respecto?

No lo dudo. Tanto Continental Drift como Lost Memory of Skin, son historias que solo pueden suceder en Miami. En otro lugar del mundo no serían creíbles. lostmemory1

T.D. Allman, en su libro Miami City of the Future, dice que leyó Continental Drift y le encantó, pero que no estaba de acuerdo con el final porque no era feliz, y en Miami todos los finales son felices. ¿Qué opina al respecto?

Todos los que emigran a Miami, vienen en busca de un final feliz, pero muy pocos lo logran –casi nadie-. De hecho, la vida misma no tiene un final feliz. Miami es una ciudad dura, difícil. Tiene un final feliz para los que vienen de visita unos días, porque se van de regreso a su casa.

¿El Miami de los años ochenta lo vivió de cerca? ¿Qué nos puede contar al respecto?

Era una ciudad muy violenta, peligrosa, con mucho dinero sucio. Pero sobre todo, en aquellos años, me di cuenta que la ciudad iba a cambiar, que el anglo iba a perder poder y el latinoamericano iba a ganarlo porque se estaban apoderando de Miami. Y eso es lo que ha sucedido, ahora el latino es la mayoría y, a diferencia, por ejemplo, del inmigrante de California que ocupa el estrato más bajo de la sociedad, el latinoamericano acá tiene poder, dinero, está involucrado en política, es empresario, dueño de bancos.

No es posible hablar de los años ochenta sin mencionar la serie Miami Vice ¿Le interesaba ver ese programa?

Claro que sí, me encantaba. Y fue muy importante porque definió el estilo de la ciudad. Miami no era así como se mostraba en esa serie, pero se volvió así gracias a ella.

© 2014, Pedro Medina León. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorPeriodismo Narrativo: un texto recuperado
Artículo siguienteAuschwitz, la puerta del infierno
Pedro Medina León

Pedro Medina León

Nació en Lima, Perú, en 1977. Es autor de los libros Streets de Miami, Mañana no te veré en Miami, Lado B y Varsovia. Es editor de las antologías Viaje One Way y Miami (Un)plugged. En el año 2017 se produjo el cortometraje The Spirit Was Gone, inspirado en los personajes de su novela Lado B. Además es creador y editor del portal cultural y sello editorial Suburbano Ediciones. Como gestor cultural ha sido co-creador de los programas #CuentoManía, Miami Film Machine, Pido la palabra y Escribe Aquí –galardonado con una beca Knight Arts Challenge por la Knight Foundation Center-. También es columnista colaborador en El Nuevo Herald y ha impartido cursos de técnica narrativa en el Koubek Center de Miami Dade College. Estudió Literatura (Florida International University) con una especialización en Sociología y en su país Derecho y Ciencias Políticas (Universidad de Lima).