Ring de vidrio

Narrativa reunida de Zacarias Jiménez (UANL, 2017)

Si habría que elegir una palabra para describir este libro y la intención de sus textos, sería literaturizar. Hay en Jiménez (San Luis Potosí 1952, Monterrey 2016) una lograda literaturización de momentos que queman, o que llaman a la carcajada.

Por en medio de las dos novelas y el puñado de cuentos que forman el volumen hay algo que corre. Ese algo es más que lenguaje, es poesía. A pesar de que son raras las ocasiones en que uno lee narrativa y se encuentra con un poeta, los textos de Jiménez embonan en esa idea. Y muy bien.

Los cuentos son un dulce que se deleita del primero al último: precisos, memorables. Con historias que, más que calar, arden. Uno solo como Instantánea de Antolín Domínguez (p 250), hace desquitar la inversión en el libro. El texto trata sobre un hombre de edad avanzada y concluye así:

?Se quemó las manos cuando quiso hacerse un café. No entiende que ya no puede hacer ciertas cosas.

Yo fui a lavarme la cara para que mi madre no supiera de la traición de mis pupilas.

Los personajes de Jiménez nos recuerdan que vivimos sumergidos en un lenguaje del cual muchas veces no logramos asomarnos. Y nos lo recuerdan gorgoteando, chorreando, despanzurrando, tasajeando, con esas palabras bravas y típicas del noreste de México.

Calculador y agridulce, un autor que va del humor más vivo (Desmemorias de un indocumentado) al dramatismo turbulento de la pérdida (Biografía inconclusa de una leona herida). ¿Qué tan ciertas son las historias? ¡Qué importa! Ring de vidrio es literatura que se disfruta y eso, en estos tiempos, se agradece.

© 2017, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorUn mundo sin Batman
Artículo siguienteUn regreso
Amadeo Cantú

Amadeo Cantú

AMADEO CANTÚ
(Reynosa, Tamaulipas, 1979)
En 2003 participo en el taller literario independiente Letras en movimiento. En 2004 ganó el concurso de cuento Antonio Delgado Ruiz y con la mitad del premio separó el casino en el que se casó; han pasado ya doce años y dos hijos (del premio quedó sólo el recuerdo). Ha participado con lectura de cuentos en Voces en la frontera, Festival Internacional Tamaulipas, Feria Internacional del Libro en Arteaga, no siempre con el impacto que se esperaba. En 2014, de manera independiente, publica su primer plaquette, La sombra de los peces (mini ficciones, La terquedad Ediciones, Saltillo, Coahuila). Actualmente trabaja en su segundo libro.