Reseña: Un amigo en la ciudad

Un amigo en la ciudad
Juan Aparicio Belmonte
Siruela, 1ª edición marzo 2013
171 páginas
Rústica: 16,95 €
E-book: 8,99 €
Aparicio Belmonte se dio a conocer con ‘Mala suerte’, obra con la que ganó el I Premio de Narrativa de Caja Madrid. Una novela de personajes exóticos y situaciones descacharrantes con las que sentaría las bases de una prosa en la que el humor ácido y lo excéntrico tendrían peso específico. Con el fichaje de Siruela, Aparicio Belmonte da un salto editorial y un salto también en madurez literaria, que, sin desmerecer de la obra anterior, nos presenta a un autor más potente.
Se mantiene el apego a un cierto surrealismo que provoca guiños de humor inteligente, pero vinculado a una historia que no tiene nada de frívola y que ofrece una mirada poética en las antípodas de lo afectado. En ‘Un amigo en la ciudad’, Aparicio Belmonte, instalado en la cuarentena, narra precisamente una suerte de descenso a los infiernos de la mediana edad en el personaje de Andrés, con la precaución de no caer en analogías sobre su propia biografía. Hay un personaje en crisis, cuya crisis el lector no acaba de entender, pero que se antoja legítima, porque las crisis pueden ser así de caprichosas: de pronto llegan y no sabemos muy por qué. En desentrañar los motivos de esa suerte de locura transitoria que se apodera del protagonista está el motor de esta novela, que sin embargo se lee más allá de cualquier pretexto literario, como sucede con los libros de Robert Walser.
A diferencia del Manuel Vilas de Aire Nuestro, el talento de Aparicio Belmonte se pone al servicio de un tema que va más allá de la peripecia más o menos gamberra, con el relato sutil, pero elocuente a la vez, del doloroso proceso de envejecer y verse atrapado en una existencia en la que la libertad, en una vida de columpios y periferias urbanas impersonales, se reduce a un viejo recuerdo de juventud.
Reseña publicada el 11 de mayo de 2013 en Territorios, de El Correo de Bilbao.

© 2013, Eduardo Laporte. All rights reserved.

Compartir
Artículo anterior“Mi tema recurrente o fantasma literario más claro es el de los problemas de pareja y las fallas en la comunicación en todas las relaciones humanas”. Entrevista con la escritora María José Navia
Artículo siguienteHappy
Eduardo Laporte

Eduardo Laporte

Eduardo Laporte: Licenciado en Comunicación Audiovisual (Universidad De Navarra) , Máster en Periodismo Multimedia (El Correo/UPV) y Diploma de Estudios Avanzados en 'La lengua y la literatura en relación con los medios de comunicación' . Colaborador habitual en la prensa cultural, como el suplemento 'Territorios' de 'El Correo de Bilbao', y el resto de cabeceras del grupo Vocento. Crítico literario para la web 'Ojos de Papel' y, desde 2012, para la revista cultural, decana en su género, 'El Ciervo'. Autor del blog 'El náuGrafo digital' que, con pequeñas variaciones en el título, se actualiza desde octubre de 2004. Es el padre del arrealismo. Publicaciones: 'postales del náufrago digital' (Prames, 2008) 'Luz de noviembre, por la tarde' (Demipage, 2011):