Realidad mixta para el arte cubano

El grupo de los Diez significó en Cuba, a mediados del siglo XX, no solo dejar atrás el camino del figurativo como única fórmula de expresión artística, sino también alinearse con las tendencias del abstraccionismo en pleno ascenso en el resto del mundo. Nombres como Lolo Soldevilla y Sandú Darié junto al de otros de relevancia indudable -Pedro de Oraá, Rafael Soriano, José Mijares, Salvador Corratgé, Wilfredo Arcay- llenaron de trascendencia el arte cubano basándose en la geometría como punto de encuentro y de resolución para abordar un nuevo discurso estético.

A ese movimiento, de la llamada Pintura Concreta, se le sumó Carmen Herrera, la única sobreviviente a la fecha con más de 100 años de vida y quizás la menos reconocida por la escena internacional.

Con el ánimo de promover este importante movimiento artístico, Ella Fontanals-Cisneros, mecenas del arte y coleccionista del abstraccionismo geométrico, se ha dedicado en los últimos tiempos a desarrollar propuestas que establezcan un diálogo entre los creadores y las comunidades sin importar las barreras físicas y geográficas.

A través de CIFO, su fundación, estableció una alianza con Microsoft para presentar “Sandu Darie: Una experiencia inmersiva” en el marco de la exhibición “Triángulo” que contiene trabajos de Darié, Soldevilla y Herrera entre los años 50 y 60, pertenecientes a la colección personal de Fontanals-Cisneros.

Gracias al uso de Windows Mixed Reality Headsets y Microsoft HoloLens, es posible acceder a obras localizadas en Cuba y de compleja entrada geográfica. “Arbol Rojo” (1981) una escultura ambiental en el Palacio de Pioneros Ernesto Guevara, en el Parque Lenin; “El Día y la Noche (1982), una escultura mural que se encuentra en el vestíbulo del Hospital Hermanos Ameijeiras; y el ensamblaje escultórico “Construcciones” (1977) en la intersección conocida como Cuatro Caminos, todas ellas ubicadas en La Habana.

La experiencia también recrea una de las “Estructuras Transformables” de Darié y sus movimientos kinéticos, escultura que por su delicada naturaleza solo ha sido vista por los curadores de la colección.

Elsa Vega, historiadora de arte y curadora de la muestra, enfatiza que “el arte abstracto devino en signo para interpretar y transformar la realidad que nos rodea… Lecturas poco convencionales para espacios inscritos que contienen las claves del disfrute de una sensibilidad racional y a la vez poética”. Al mismo tiempo las nuevas tecnologías como la realidad aumentada, virtual y mixta aportan acercamientos antes inexplorados para experimentar el arte y crear puentes entre espectador y obra con otros medios y recursos.

La exhibición completa, “Tríangulo”, es la historia narrada de tres caminos, que confluyen en un espacio simbólico y contienen tres vértices: una mitología esencial del espacio, tomada por Loló Soldevilla a sus conclusiones más científicas; el rigor artístico formal de un nuevo estructuralismo pictórico formulado por Sandu Darie; y la amplia sofisticación intelectual de una meticulosa obra en el inconfundible estilo de Carmen Herrera.

“Si miramos al infinito y contemplamos el mapa celeste extractaremos el sentido poético-filosófico del misterio espacial y admitiremos que estos ‘Esquemas del pensamiento y el espíritu’ que son la pintura, no testimonian más que su identidad con el vasto panorama universal”. Loló Soldevilla

(Palabras de la artista para el catálogo de su exposición “Loló. Óleos, Collages, Relieves luminosos 1953-1956”. Instituto Nacional de Cultura. Palacio de Bellas Artes, La Habana, enero de 1957)

“Realicé y realizo espacios transformados por el color y el movimiento, espacios para el color-luz sugerente del espacio-tiempo, transformaciones espaciales por medios mecánicos o naturales, pinturas, imágenes, filmes y video-art, obras en tres dimensiones sugerentes del espacio tiempo, expresadas con los recursos a nuestro alcance”. Sandú Darié

(A propósito del espacio-tiempo en la escultura. Texto de Sandú Darié publicado en la Nueva Gaceta. Segunda época. La Habana. 1983. No 5. Pg 2)

“Tardé mucho en tomar el ritmo con el estilo hard edge, el cual me encanta. Porque me gustan las líneas rectas. Me gustan los ángulos. Me gusta el orden. En el mundo caótico donde vivimos, me gusta poner algo de orden. Es por eso que, supongo, soy una pintora del estilo hard edge… Siempre recuerdo algo que las personas dicen que es un cliché: menos es más”. Carmen Herrera

(Carmen Herrera es reconocida con gran retrospectiva en el Whitney por Artishock – 28 de Noviembre de 2016)

Dentro de la exhibición también se incluyen piezas poco conocidas de Darié, construidas en Plexiglass y acompañadas del experimento audiovisual “Cosmorama” una colaboración con el ICAIC (Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos) como proyecto clave en la promoción del video art cubano en apenas estado de desarrollo.

Triángulo estará hasta marzo del 2018 en la sede de CIFO en Downtown Miami. www.cifo.org

© 2018, Karina Matheus. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorDioses y gallinas
Artículo siguiente#ElGatoQueVe: Drive
Karina Matheus

Karina Matheus

Karina “K” Matheus (Caracas, 1974) Artista plástico, comunicadora social y curadora musical radicada en Miami. Sus obras de arte se han exhibido en Venecia, Londres, Nueva York, Miami y Venezuela. Ha recibido menciones honoríficas como artista y reconocimientos de la Ciudad de Miami, la Ciudad de Doral, de universidades y cámaras de comercio en USA como promotora cultural con su proyecto BEART. Durante más de 20 años ha escrito para publicaciones y revistas internacionales. Estudió Comunicaciones, Cine, Arte, Mercadeo, Fotografía, Literatura, Música y Danza en diversas universidades y academias en Venezuela. Cursa talleres de escritura creativa con Hernán Vera Álvarez. Amante del rock y del world music, además de bellydancer, dirige la agencia musical SpiralBeat. Es colaboradora del movimiento de cine en Miami y como entrepreneur co-dirige la empresa ArtBCO. K’s website: www.karinamatheus.com
Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...