Poemas eróticos, Poemas al oído

Carlos López-Aguirre

poetry brothelLa poesía quizá haya encontrado su sitio. El lugar donde se siente más libre y dispuesta para decir las cosas que soñamos, imaginamos y deseamos, pero que nos negamos a expresar por pudor o miedo. La poesía ha vuelto a su origen, a los lugares donde se escribió y se recitó durante los siglos en que fue considerada, más que un arte, una forma de vida: el burdel.

The Poetry Brothel es un proyecto fundado en Nueva York, producido por The Poetry Society of New York. El lugar está habitado por poetas cortesanas y cortesanos que realizan su trabajo en lecturas públicas, explosiones espontáneas de poesía y, sobre todo, en sesiones particulares con los clientes en sofás, en sillones o habitaciones privadas. Uno de los principales objetivos del proyecto es que la poesía de burdel sea una forma de expresión creativa, desinhibida, en la que los poetas y los clientes pueden ser ellos mismos en privado.

Un aspecto fundamental del proyecto es el disfraz: la creación de un personaje que funciona tanto para el poeta como para el público como un dispositivo de liberación. Al mismo tiempo, sirve para que los poetas dejen de subestimarse o de pensar que su trabajo no tiene ningún valor. Porque como todo burdel que se precie, los clientes tienen que pagar por el trabajo de los cortesanos.

Pero el proyecto, como la poesía y el erotismo, no es privativo de la ciudad de los rascacielos. Dos miembros del The Poetry Brothel de Nueva York fundaron sedes en París y Barcelona. Esta exportación ha permitido que The Poetry Brothel comenzara un interesante experimento de intercambio de poesías entre los cortesanos y un proceso de traducción a las lenguas de cada lugar, para lograr una amplia y selecta edición de las mejores poesías para recitar en las tres sedes.

El tiempo y el éxito del proyecto han permitido abrir otros Prostíbulos o Burdeles Poéticos en ciudades como New Orleans, Zúrich, Bogotá, Madrid, Los Ángeles, Edmonton o Filadelfia.

Si te das una vuelta por sus webs, te darás cuenta que la mayoría busca cortesanos y cortesanas que quieran trabajar en ellos. Quizá este sea un buen momento para sacudirnos el pudor, escribir lo que verdaderamente sentimos y llevar nuestras creaciones para recitarlas a hombres, mujeres o parejas dispuestas a pagar por un poema al oído: placer absoluto.

© 2014, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorEl sonido de ALBATROS
Artículo siguienteNatalia Mardero: siento que la gente lee cada vez menos
Carlos López-Aguirre

Carlos López-Aguirre

Carlos López-Aguirre es periodista y escritor mexicano. Su trabajo fue elegido para formar parte de la Antología de crónica latinoamericana actual (Alfaguara, 2012). En ficción, aparece en la selección de relatos Sospechosos Habituales – Las vueltas abiertas de América Latina (Demipage, 2017). Sus microrrelatos han ganado concursos en Editorial Tusquets o el periódico español El País. También han sido publicados en El Periódico de Catalunya y la revista El Rapto de Europa. Ha colaborado para periódicos como REFORMA de la Ciudad de México, El Colombiano de Medellín, así como en las revistas Yorokobu de Madrid, Tusitala y Librújula de Barcelona.
Blog: http://expresionescronicas.wordpress.com