Paraíso Travel

Drama: 116 minutos

Año: 2008

Director: Simón Brand

Marlon (Aldemar Correa) y Reina (Angélica Blandón), pareja de jóvenes colombianos con un futuro poco alentador —más ella que él—, emigran a la ciudad de Nueva York a buscarse la vida. La idea de partir surge de ella; él se opone casi en todo momento. Finalmente, en un vuelo de Aerocol partirán hacia Panamá y luego iniciarán un periplo terrestre hasta cruzar la frontera desde Tamaulipas, en México, hasta Texas. En Estados Unidos cada quien tomará su camino y las cosas no serán tan fáciles como pensaban.

Vimos esta película por sugerencia de nuestro amigo Carmona. “Es buena, de inmigrantes, bien suburbana, véanla”, nos dijo. Tuvimos ciertos reparos antes de sentarnos frente a la pantalla. Cada vez que nos topamos con una película de inmigrantes resulta ser un fiasco: llena de tópicos trillados y situaciones inverosímiles. Pero esta vez fue diferente. A pesar de algunos desaciertos, la película no nos pareció mala.

Para ser objetivos al valorarla, hay que tener en cuenta que tiene ya algunos años: es de 2008. Está basada en la novela del mismo nombre de Jorge Franco, publicada en el año 2002, y desde entonces el tema de la inmigración ha cambiado mucho. Hoy sabemos que migrar ya no se trata de ir en busca del “sueño americano” —el móvil aparente que lleva a Marlon y Reina a irse de Colombia, aunque al final descubriremos que no es así— sino de huir de la pesadilla latinoamericana. Podemos decir entonces que no sería justo desmerecerla por enfocar el tema del “sueño americano”, pues para la época en la que se escribió la historia ello resultaba válido.

Serán otros los puntos débiles de Paraíso Travel. Por ejemplo, la situación inicial que desencadenará la trama: Marlon lanza una colilla de cigarro al suelo, dos policías se acercan desafiantes a preguntarle por qué lo hizo y él arrancará a correr y se originará una persecución de la que escapará. Esto es absurdo y poco probable, más aun si tenemos en cuenta que en ese lugar bien hubiese podido tirarse un pedazo de caca y no se habría visto más sucio de lo que ya estaba. Acá, de alguna manera, se busca prefigurar el tópico del inmigrante latino víctima del gringo. Esto, que no siempre será cierto, podría representarse mucho mejor de otra manera.

Tampoco convence por completo el romance entre los protagonistas. Tiene sus toques de culebrón, como cuando Marlon le pide al chofer del autobús en el que está viajando que se detenga y bajará como un loco a corretear a Reina por todo Times Square gritando: “¡Reinaaaaaa, Reinaaaaaaa, Reinaaaaa!”, agarrándose la cara y jalándose los pelos —algo así es aceptable en Miguel Varoni o Eduardo Capetillo correteando en las pantallas de Telemundo o Univisión, pero no en esta película, ni hablar—. Y así, detalles más, detalles menos.

No obstante, Paraíso Travel cumple su objetivo. Los temas de fondo que busca representar —que no son pocos— están bastante bien logrados: las razones de los migrantes para partir de su país natal; la dificultad de adaptación en la gran ciudad —no tener un lugar estable donde dormir, trabajar limpiando baños y después, como una suerte de pequeño logro, haciendo deliveries—; las primeras amistades; la cultura hispana establecida ya en la metrópoli —el simbolismo del restaurante Mi tierra colombiana que se convierte en la nueva “patria chica” de Marlon—; la desilusión —Nueva York no será la Tierra prometida—. Es decir: las primeras impresiones y experiencias que, generalmente, viven aquellos que migran.

Dentro de las películas que conocemos de este registro —Un día sin mexicanos, La colombiana y A better life, entre otras—, sin ser una obra maestra, Paraíso Travel  es la apuesta más seria y real a tener en cuenta. Valió la pena la recomendación de nuestro amigo Carmona, claro que sí.

© 2012, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorNorte: Edmundo Paz Soldán
Artículo siguienteCRÓNICAS ILEGALES: Humuhumu-nukunuku-apua’a…
Pedro Medina León

Pedro Medina León

(Perú, 1977) es autor de los libros Streets de Miami, Mañana no te veré en Miami y Lado B y editor de las antologías Viaje One Way y Miami (Un)plugged. Es además editor y director del portal cultural y sello editorial Suburbano Ediciones. Como gestor cultural ha sido co-creador del programa literario Escribe Aquí, que fue galardonado con una beca Knight Arts Challenge por la Knight Foundation Center y ha realizado los eventos Cuál es el futuro de la Literatura Latinoamericana en Estados Unidos, Books & Books (2012 – 2013); el programa Miami Literario: encuentros de narradores locales, Books & Books (2014); entre otros. También es columnista colaborador en El Nuevo Herald y ha impartido cursos de técnica narrativa entre los años 2013 y 2015 en el Koubek Center de Miami Dade College. Estudió Literatura (Florida International University) con una especialización en Sociología y en su país Derecho y Ciencias Políticas (Universidad de Lima).