Pablo Milanés en Miami: El fin del “embargo cultural”

 Por: Rodrigo Nùñez Carvallo

Pablo Milanés visitó EEUU hace unos meses y dio un concierto en el American Airlines Arena de Miami. Los tiempos cambian. La isla y el exilio necesitan tender puentes y parece que serán los artistas de uno y otro lado los que romperán el embargo cultural, las abisales noventa millas de ideología que separan a los cubanos del continente, de los isleños.

Cuba es una sola y la gente de ambos lados lo sabe. Por eso cuando Pablo Milanés interpretó Éxodo el estadio se puso de pie y las lágrimas corrieron a raudales. “Adónde están mis viejos amigos” cantaron todos. Hace 50 años que no se ven, que Cuba anda escindida, que un charco los divide. Los dinosaurios del régimen y los del exilio se caen de puro añosos. Lo que ayer tuvo algún sentido en medio de la guerra fría hoy es solo ripio de la historia, rescoldo de viejas pugnas. Todo se ha comenzado a volver viejo, anacrónico, profundamente arcaico.

Seguramente el camino de la reunificación cubana comienza por la cultura. No hay arte mercenario, ni gusano, ni imperialista, ni burgués. Hay arte simplemente. Son pocos felizmente los que siguen insistiendo en romper con las expresiones culturales de la isla en nombre de una libertad mal entendida y que recurre a la prohibición y el embargo. Cuba es una fuente inagotable de vida y de arte, y siempre lo fue y lo seguirá siendo. Tras 50 años de agotado castrismo hay que repensar la isla y hay que repensar el exilio. Las cosas no pueden seguir como están. La reconciliación debe comenzar por reconocer al otro, al presunto enemigo y compatriota del otro lado del golfo de la Florida.

Los dinosaurios viven anclados en el pasado y ese parecer ser el destino de los castristas de adentro y de los radicales de afuera. La visita de Pablo Milanés ayudará romper esa polaridad interesada y falaz, y quién mejor que el autor de la inmortal “Yolanda” para iniciar el fin del embargo cultural, que quizá es el más grave de todos, porque desintegra la patria que uno lleva en el corazón.

Pablo Milanés es Cuba. Fue conjuntamente con Silvio Rodríguez el hombre que inventó La nueva trova y acercó la música cubana a las nuevas generaciones, movimiento que incluso se proyectó a todo el mundo hispano, allá por los lejanos ochentas. Además de modernizar la canción popular con audaces arreglos, nuevos temas y fusiones, Pablo creo una poética que caló en medio mundo. Cómo olvidar “Para vivir”, “De qué callada manera” con letra de Nicolás Guillén o aquel himno universal llamado “Yo pisare tus calles nuevamente”. Es cierto, La nueva trova fue lanzada como embajada cultural por los líderes de la revolución, pero más allá de la utilización política de los cantautores de la isla, es innegable que el tiempo sabe decantar. Lo que fue propaganda se extinguió, pero lo bueno seguirá llenando nuestros oídos de una sensibilidad que perdurará para siempre y que es de todos los cubanos.

© 2012 – 2014, Rodrigo Nuñez Carvallo. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorPablo Milanés y su paso por Miami
Artículo siguientePresenta tu Obra
Rodrigo Nuñez Carvallo

Rodrigo Nuñez Carvallo

Escritor y pintor nacido en Lima, Perú. Estudió sociología en la Pontifice Universidad Católica del Perú y ha publicado "La comedia del desierto" (novela) y "El sembrador de huarangos" (cuentos). Dirigió la revista Umbral y vive desde siempre en Barranco. su Ultima Novela, Sueños Bárbaros, publicada por la editorial Peisa, ha sido acogida gratamente por la crítica.