No hay más vida que ésta.

 Es cierto,

no hay más vida que ésta.

Como no hay otro dolor

ni otra ausencia

ni otra nada.

¿Me quieres a mí?

Si ahora el silencio se

volvió recuerdo, polvo

del viento y el amor le importa

menos que un niño suplicando.

Si en la caricia no importa

la mano

sino la caricia en sí.

Ni un ápice vale

la punta que entró al corazón

inconforme.

Si solo importa sentir,

que no se siente nada,

que la posteridad de tus ojos

es lo más parecido a un desierto

o a una ciudad abandonada.

Estoy a punto de destruir.

Pero esa ciudad no

se construye sin empezar

de nuevo.

David Campos.

@LeChatDavo

© 2012, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorDaniel Alarcón -Escritor peruano-estadounidense
Artículo siguienteEl Anticuario Gustavo Faverón Patriau
Elías David

Elías David

Sostuvo en esta revista, hace tiempo, la columna de poemas Saudade que ahora retoma, ya sin saudade. Ha impartido en su ciudad natal talleres de creación literaria donde ha aprendido mucho. Textos suyos han aparecido en antologías regionales de su país y de Miami. Fue profesor de secundaria. Ahora sólo lee y escribe, o sea, no hace nada.