Ni la vida

Ni la vida

 Entonces el sol en los ojos.

 la lucidez ciega.

 nada te ha sido dado

 nada sobre la tierra

 ni la vida

 ni la no vida
 todo es consecuencia:
 el amor a esa mujer,
 la oscuridad de la caricia,
 los pasos,

              la idea
                   del
                   movimiento
 la falta de paciencia,

 el engaño de los libros
 los abrazos de oficina.

 Entonces la luz de la luna
 deberá arrebatarse
                        necedad visible
 y la vida fue una lucha
 que me dio la muerte
 los horarios donde palpita
 la terquedad del trabajo
 sin sentido.
                        David N.Campos.

© 2012, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorEl burro escritor
Artículo siguienteMensaje PARA TI
Elías David

Elías David

Sostuvo en esta revista, hace tiempo, la columna de poemas Saudade que ahora retoma, ya sin saudade. Ha impartido en su ciudad natal talleres de creación literaria donde ha aprendido mucho. Textos suyos han aparecido en antologías regionales de su país y de Miami. Fue profesor de secundaria. Ahora sólo lee y escribe, o sea, no hace nada.