Minecraft: The Story of Mojang

Documentary 104 minutos

Paul Owens – 2012

MinecraftNos guste o no, son cada vez menos los niños que hoy arman rompecabezas de madera, pintan con aquarelas, se balancean en un columpio o se ensucian la cara y las manos jugando a la cocina. Los días de contentarlos con una pelota y la compañía de los buenos amigos parecen cada vez más lejanos. Pronto llegará –o quizá ya llegó, no lo sé-  el día en que Apple cree una aplicación para hacerle los pedidos navideños a Santa en un ipad  suplantando la tradicional carta en el buzón. Ya quienes son padres  saben  que  su presupuesto para los regalos  se ha convertido en el mismo que alimentaría  por 30 días a una familia en Centroamérica. Y éste es solamente el comienzo…

Realizando un test psicológico a una paciente caí en cuenta que la descripción de su hogar soñado era el que le permitiría construir su tableta Apple en un juego hasta entonces nuevo para mi : Minecraft. Para estar segura que las ovejas moradas de mi clienta no la hacían daltónica sino Generación Z, hice mis averiguaciones y descubrí el dichoso juego. Y como todo en lo que una pone la atención se prolifera, cada vez fueron más los niños que encontré jugando Minecraft en el respectivo aparato.

Markus Persson- más conocido como Notch- recuerda un par de décadas atrás haberle dicho al consejero vocacional de su escuela que al ser grande quería dedicarse a crear video juegos. Éste, con los sablazos que habrá de haberle dado el tiempo, le respondió que eso jamás sucedería. Pero Markus lo tuvo claro desde muy joven, creando su primer video juego a los 8 años. Mas adelante trabajó para King.com, Jalbum, Wurm Online, participó en concursos y es personaje principal de Minecraft : The story of Mojang.

Minecraft –  lanzado por primera vez en el 2009- hizo que Notch renunciara a su trabajo para dedicarse de lleno a este proyecto que, entiendo, trata de un mundo virtual en el cual quien lo juega tiene las herramientas para cambiarlo todo a su antojo. Se explora, se crea, destruye y se pelea. Se puede además jugarlo en distintas modalidades o con distintas limitaciones. Entre las dos principales está el survival mode y el creative mode. En el primero los jugadores cuentan con recursos naturales (madera, piedra, etc.) para contruir, combatir monstruos y enfermedades. Como el mismo nombre lo indica, el objetivo es sobrevivir. En el segundo, se puede volar, no se pasa hambre y los proyectos a crear son más grandes. Y para no desestimar el valor del calor humano, la opción multiplayer permite que dos jugadores o mas interactúen en una plataforma común, cada quien desde su tableta a pocas o muchas millas de distancia.

En el documental, además de los paralelos de Notch entre sus mundos virutales y el real, conoceremos a los que estuvieron con el desde un inicio, a los que lo apoyaron incondicionalmente y se enriquecieron al unísono. Viajes, nominaciones y premios de todos los tamaños para Notch, este hombre de nacionalidad Sueca que ha conseguido capturar la atención de milllones de personas con una versión bastante evolucionada del Lego. En mi opinión, una de las partes más interesantes de este documental viene ya pasada la primera mitad donde veremos entrevistas a profesores de colegios y niños de segundo, tercero y cuarto grado contando sus experiencias con el video juego. Algunos más reacios, otros menos, el hecho es que Minecraft ya se compara con Mario Bross y se espera que para los hijos de sus hijos éste sea tan tradicional como las mismísimas escondidas (Hide and Seek).

Sin poder dejar de pensar en el multiplayer mode de Minecraft me llegan al cerebro respuestas a preguntas que aún no he formulado y visceversa. Vuelvo al inicio y me pregunto si llegará el día en que las personas sólo se relacionen a traves de tabletas y computadoras. ¿Podremos llamarle a eso relacionarse ? ¿Puede que yo con mis 3 décadas encima no cambie la compañía real de mis amigos o familia versus la virtual por nada, pero que sucederá con los niños de hoy en día y los de futuras generaciones que no conocerán diferente ? ¿A los ojos de quien van a mirar ? Le temo al día en que quieran reclamar el calor humano que conocieron a traves de una aplicacion de 99 centavos.

 httpv://youtu.be/ySRgVo1X_18

© 2014 – 2015, Luciana Medina León. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorEncuentros lejanos
Artículo siguienteViaje One Way
Luciana Medina León

Luciana Medina León

Nací en el Perú hace 29 Abriles. Un boleto round-trip me trajo a Miami en el 2004. Luego de 30 días, el boleto quedó convertido en one-way. No viene al caso decir lo que estudié en Lima, pero si que aquí estudié Psicología y que este año haré un Master en lo mismo. Tampoco viene al caso decir que tengo un poema publicado en una antología de poemas y un blog que nadie lee. Me encontrarán en la sección cine en cada publicación. Las relaciones a larga distancia tienen un encanto muy particular: la atracción se mantiene como en el primer día; las partes no caen en rutinas absurdas de cajones desordenados o silencios insondables como centro de mesa; por último el tiempo del que se dispone no se desperdicia. La nuestra no será la excepción. No por mi parte al menos.