Miami se viste de cine…

Elisa Ovalle

RECENT CINEMA FROM SPAIN MIAMI 2012

Estoy manejando por el centro de Miami buscando desesperadamente una plaza de parqueo. Llevo once meses en esta ciudad, y esto del tráfico me vuelve loca. Para rematar mi estrés, suena mi celular. Es Elena: “¿Por dónde andas, Elisa? Esto ya empezó, estoy sentada en la sala del teatro, en la cuarta fila. ¿Cuándo llegas?”, me dice con su acento cubano y voz de general de Infantería. “Ya estoy llegando, guárdame el asiento”, le contesto con cierto nerviosismo, con una mano en el teléfono y la otra girando el volante cuesta arriba hacia mi salvación: un parqueo justo al lado del teatro en donde está empezando el festival de cine español. Aparco, me pinto los labios y salgo corriendo.

Ocho de noviembre. El emblemático Olympia Theater del Guzmán Center de Miami vistió una vez más su glamorosa alfombra roja para celebrar la segunda edición de “Recent Cinema From Spain”, que durante cuatro días presentó un abanico de acentos hispanos, con algunas de las mejores películas españolas y las más relevantes de esta cosecha 2012. Esta iniciativa de EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de Productores Audiovisuales) surge con la motivación de promocionar el cine español por el gran lienzo del territorio norteamericano, y favorecer así su difusión en español. Con esta segunda edición de “Recent Cinema From Spain” nos llega a La Florida un aire fresco y recién horneado del cine ibérico. Tras organizar un evento similar en la ciudad de los Ángeles, EGEDA envía a Miami seis de sus mejores películas seleccionadas.

CARTELERA DEL FESTIVAL ESPAÑOL DE CINE DE MIAMI 2012

La muestra se abrió con la proyección de la película Tengo ganas de ti, dirigida por Fernando González Molina y protagonizada por el joven Mario Casas, actor gallego nacido en 1986 en La Coruña; la madrileña y lozana actriz Clara Lago, y una de las más avispadas y prolíficas actrices de la nueva generación del cine español: María Valverde. La trama se puede resumir en un juego de trío amoroso clásico, pero con ingredientes muy actuales. Curiosamente esta película, rodada entre Barcelona y Gerona en los dos últimos meses del año 2011 y editada en un tiempo récord, ha sido una de las más taquilleras del 2012 en España, a pesar de competir con megaproducciones estadounidenses. También en Rusia arrasó en su primera semana de estreno y quedó en un segundo puesto, muy reñido, por detrás de la película Spiderman.

Una ficción truculenta dirigida por el patriarca del clan Eduard Cortés, auténtico jefe de esta pandilla de jóvenes y brillantes comediantes, entre ellos Miguel Ángel Silvestre, Daniel Brühl, Blanca Suárez y Marina Salas. The Pelayos es la divertidísima aventura de un grupo de amigotes con pocas perspectivas de futuro, a quienes se les presenta la oportunidad de cambiar radicalmente su vida convirtiéndose en una banda de originales “desbancadores” de casinos. Esta fábula de casinos —argumento muy utilizado por el cine norteamericano— nos llega en esta ficción innovando estilo con un ritmo picante y un desparpajo muy español. The Pelayos puede ser una opción de pantalla para disfrutar estas navidades entre una partida de parchís y las uvas de Nochevieja.

Un thriller dramático realizado por Xavi Puebla, con Antonio Dechent en el papel de Salva, acompañado por la irresistible María Valverde y el actor norteamericano Nick Nolte. El cineasta catalán Xavi Puebla exhibe con esta ficción de modesto coste (tan solo un millón de euros: en tiempo de crisis, a menos recursos más imaginación) la trama de una generación de hombres para quienes los tiempos han cambiado demasiado rápido y a quienes les cuesta dejar voluntariamente el terreno de juego a una generación muy diferente y ávida de poder. “¿Cuándo empezó a joderse todo?”, se pregunta Salva en la barra del bar del hotel donde se celebra la feria más importante del sector. De vencedor y estrella de su empresa a un paso del despido, resbalando por el tapiz de la deshonra y la cólera, Salva contempla atónito como su destino se le escapa de las manos.

Una adaptación del cómic de Paco Roca (2008 Premio Nacional del Cómic de España), un ajuste “megalogrado” gracias al talento del director Ignacio Ferreras, ganador de un Goya bien merecido por esta perla del género de animación. Un emocionante paseo dibujado entre sensibilidad, realismo y fantasía poética. Sin duda un gran acierto del festival regalarnos noventa minutos de placidez con estas dulces y entrañables “Arrugas”. Y como dicen los diseñadores de moda, “la Arruga es bella”.

Un paseo de siete días y un retrato contemporáneo de una ciudad ecléctica, a través de este largometraje editado en siete capítulos dirigidos por siete realizadores internacionales, todos ellos inspirados en este malecón que es Patrimonio de la Humanidad.

Benicio del Toro. El realizador y actor estadounidense de origen portorriqueño inicia esta historia de Siete días en La Habana con su corto “El Yuma”, interpretado por el joven actor Josh Hutchersone. “El Yuma” narra la típica historia del turista americano que se enreda calculando mal los tragos y se confunde escogiendo chico por chica.

Pablo Trapero. El director español prosigue la semana de mano del actor y también realizador Emir Kusturika, protagonista de este corto titulado “Jam Session”. Emir Kusturica siempre es un regalo para los amantes del cine, pero aun así, el corto se queda un poco corto de fondo.

Laurent Cantet. El realizador francés se inclinó por contarnos la historia de “La fuente”, una fuente soñada y procesada por Martha y sus vecinos. En esta historia de vecindario, una vez más la comunidad que carece de recursos contribuirá con solidaridad e imaginación para realizar el sueño de una ancianita. Laurent Cantet ha sido el ganador de la Palma de Oro del Festival de Cannes 2008 con su película Entre muros, sin duda unos muros un poco más inspirados que esta fuente.

Elia Suleiman. El cineasta palestino afincado en Nueva York es el director e intérprete del corto “Diario de un principiante”, con un aire de Jaques Tati en La Habana. Elia Suleiman interpreta a un palestino de viaje en la capital cubana, cautivo de la burocracia irracional y pasando todo un día a la espera de una cita que no logra conseguir. Este corto es la gota fresca y punzante de estos Siete días en La Habana. Una historia casi muda en la cual el único diálogo —o mejor dicho monólogo— es el sonido más o menos presente del discurso del comandante Fidel Castro que se escucha a lo largo de todo el día por los diferentes televisores de la ciudad. Un cortometraje de cierta calidad y de factura innovadora.

Juan Carlos Tabio. El cineasta y escritor cubano realiza aquí el corto “Dulce amargo”, una inmersión en un día normal de la vida de Mirta, una doctora en psicología que conjuga sus programas de consejos en televisión con la elaboración de pasteles para obtener un dinero extra que le permita sobrevivir. Una historia interpretada por Mirta Ibarra y Jorge Perugorria. Una cortina de amor y ternura contada como un postre cinematográfico bien concebido, sin ser una obra maestra de gran gourmet.

Gaspar Noé. El director franco-argentino dirige el cortometraje “Ritual”, sobre la homosexualidad como tema tabú en algunos sectores de la sociedad tradicional cubana.

Foto de Julio Medem, La tentación de Cecilia

Julio Medem. El realizador español, instalado desde hace poco en Los Angeles, es el iniciador de este ambicioso proyecto de Siete días en La Habanak, un largometraje de 128 minutos. Julio Medem contó para este proyecto con la colaboración del escritor cubano Leonardo Padura, quien coordinó el conjunto del guion de esta producción. Además, Julio Medem también firma aquí uno de los cortos: “La tentación de Cecilia”, película interpretada por la guapísima Melvis Estévez, acompañada por Daniel Brühl y Leonardo Benítez. “La tentación de Cecilia” pone en escena a tres personajes: Cecilia, José y Leonardo. La historia está inspirada en una novela escrita en el siglo XIX por Cirilo Villaverde, un relato muy representativo de la cultura cubana. Los tres personajes viven una relación triangular no solo basada en el amor sino también en las ambiciones sociales de cada cual. Un corto con luz y fotografía trabajada y apuntada por el ojo atinado de un Julio Medem enamorado de La Habana y de su música.

Grupo 7 fue la película ganadora del festival de cine de Tribeca de Nueva York. Una realización magistralmente orquestada por la varilla del cineasta Alberto Rodríguez, quien presenta aquí su quinto largometraje, firmando con Rafael Cobos el guion de esta fantástica ficción policiaca. Un reparto más que acertado con el que tropezamos de nuevo durante este festival, con el incansable Mario Casas en el papel de Ángel, haciendo pareja con una guapísima Inma Cuesta como Elena. Joaquín Núñez es Mateo, José Manuel Poga es Miguel y Antonio de la Torre es Rafael. Este genial actor fue ganador de un Goya por su película AzulOscuroNegro en 2006, además de intérprete de Primos o Balada triste de trompetas película con la que Antonio de la Torre fue nominado en el 2010 a los Goyas; Gordos, ficción para la cual el actor malagueño engordó más de treinta kilos por exigencias del guion, etc.

Antonio de la Torre es uno de los más camaleónicos y talentosos actores del cine contemporáneo español. En esta historia interpreta a Rafael, un policía muy violento, con bastante barba y de escasas palabras.

 

 La película se despliega en 96 minutos de ritmo frenético, marcado por acosos y persecuciones, desvelando la historia cruda y  humana de un grupo de cuatro policías de Sevilla a finales de los años ochenta, cuya misión será limpiar la ciudad andaluza de la lacra y traficantes de droga durante los años previos de la Expo 92. Policías y políticos presumen de una limpieza integral que aparentemente transforma las calles de Sevilla en la cara bonita de una moneda que por el otro el lado está totalmente corrupta. Para el Grupo 7 no existe la delgada línea que separa los recursos poco éticos de los abiertamente ilegales. Su modus operandi: violencia, coacciones,

Grupo 7

mentiras y verdades a medias… todo vale si los resultados parecen dar razón a estos mosqueteros de Triana que se valen de unos métodos poco ortodoxos. La película está totalmente lograda por donde se mire: realización, ritmo, guion, casting e interpretación. Grupo 7 es la guinda de este festival.

 

 

Foto del interior del teatro Guzmán Olympia

Salgo de la sala un poco tocada tras la proyección de la película Grupo 7, como si saliese de la plaza de toros de la Maestranza de Sevilla. Elena, más tocada que yo por el agobio de la muchedumbre de gente que sale corriendo en busca del baño.

Yo me quedo admirando los pasillos de este increíble teatro, verdadera perla arquitectónica de Miami. El teatro Olympia, con un foro de más de 1500 personas, es el escenario más mítico del sur de la Florida. Construido en 1926 por los estudios de cine Paramount, fue originalmente un teatro de cine mudo y espacio para teatro de vodevil. Diseñado por el arquitecto John Eberson, el teatro Olympia asombró desde su estreno por su estilo barroco morisco, presumiendo de una excepcional acústica, y en su diseño de cúpula con el simulacro de un cielo de nubes y estrellas fugaces. El Olympia también alcanzó fama por ser el primer teatro con aire acondicionado de La Florida.

Entrevista por los pasillos del teatro con el actor malagueño Antonio de la Torre (IMDb )

Sub Urbano – Fotos con el actor Antonio de la Torre en entrevista

Sigo esperando a Elena, que parece haberse perdido por los pasillos del teatro. De repente me encuentro con el actor Antonio de La Torre, sin barba, de traje negro, con cierto parecido físico a Robert de Niro y a Dustin Hoffman:

Buenas tardes, Antonio, ¿me permites un par de preguntas para la revista Sub-Urbano? ¿Cómo estás viviendo este festival? ¿Estás contento con la película?

Muy bien, este festival es muy acogedor y la película está teniendo un tremendo recibimiento. La verdad es que ha sido una experiencia increíble y me gusta muchísimo cómo quedó. Hemos trabajado mucho físicamente, y como lo has podido comprobar, hay mucha carrera, mucha pelea, es una película muy acelerada. De hecho, hay bastantes escenas que se han cortado para no romper este ritmo marcado por el mismo guion.

– En esta película tienes muy poco parlamento: el personaje de Rafael es un tipo más bien callado que se expresa más con los puños y la violencia. Tú, que eres un conversador, ¿qué te ha sido más difícil: interpretar a un “casi mudo” o pelearte por los tejados de Sevilla?

Antonio de la Torre me contesta con una sonrisa de oreja a oreja y ese aire de amabilidad que lo caracteriza:

– Bueno, veo que me conoces… ya sabes que me encanta hablar. Cuando descubrí mi personaje en el guion, me asusté de lo poco que me dejaban dialogar, y como bien dices, las escenas de violencia fueron muchas y muy difíciles de realizar. A veces se nos iba la mano y por eso al otro día estábamos llenos de moratones, pero como comentas, me costó más callarme que pelearme, porque en el fondo soy un buen chico (risas).

– Creo que antes de ser actor eras periodista de televisión. ¿Qué te ha quedado de esa época?

– Pues muchísimas cosas: siempre me acerco a mis personajes como un periodista, un investigador. En esta película me sumergí totalmente durante las semanas previas al rodaje con una patrulla de policías; con ellos observé, pregunté, investigué para poder entender. Luego copié sus gestos: aprendí a cachear, aprendí a mirar, pasé noches enteras con ellos… Creo que cuando llegaba a casa hasta olía a policía. Durante el rodaje trabajamos con un policía como coaching; todo ello ha sido muy importante para obtener este realismo que destaca en cada foto de la película. Ya ves, lo de periodista no se me ha olvidado.

– En la ficción, Ángel y Rafael son personajes que se transforman a menudo que se desarrolla la historia. Ángel, interpretado por Mario Casas, empieza siendo el novato, y tu personaje Rafael hace del duro. ¿Cómo fue la química entre vosotros durante el rodaje?

– Pues mira, ha sido un poco como en la ficción: cuando empezamos a trabajar yo era el veterano y Mario el joven actor, pero a medida que fuimos trabajando, Mario operó una metamorfosis increíble. Yo sabía que era un joven con mucho talento, pero te juro que me apantalló. Es una gran promesa para cine español y he descubierto en él una gran persona y un gran amigo.

Se nos acerca un grupo de gente para pedirle unos autógrafos a Antonio de la Torre. Me despido de él:

– Antonio, muchas gracias por estas palabras.

Sub-Urbano – Fotos con el actor Antonio de la Torre en entrevista

 

Antonio me pega un par de besos y me dice:

– Gracias a ti, ya sabes, como ex periodista nunca le niego una entrevista a un colega, y menos si es una rubia…

Con esta sonrisa de Antonio de la Torre y un poco de turrón de almendras me despido de vosotros hasta el año que viene. A ser buenos y ver mucho cine: ¡el cine es bueno y no engorda!

© 2012, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorIgnacio Barrios, artista español, tira su ancla en el Wynwood Arts District de Miami
Artículo siguienteUn cuento chino
Elisa Ovalle de Meyer

Elisa Ovalle de Meyer

Elisa Ovalle de Meyer, León, España. Es licenciada de la escuela Bellas Artes de Ginebra, Diploma de Sociología de Arte. Estudió Arte Dramático en la escuela Americana de París. Trabajó como actriz en la compañía Nacional de teatro de Carouge, Ginebra, siendo durante ese momento la única extranjera del “Oeste“ en actuar en la Unión Soviética, por invitación expresa de la primera dama Raïssa Gorbatchev, en el Teatro Stanislawsky de Moscú. En 1990 fue productora y presentadora de programas culturales para la TSR (Televisión Suiza), en 1998 se graduó de Periodismo en la Universidad de Lausanne, creando luego su propia productora de televisión, radio y prensa. Actualmente es corresponsal en Miami para medios de comunicación en Suiza y colaboradora de la revista Sub-Urbano en Miami desde mayo 2012.