Marry Me

st-vincent-slider

Yo Mixar López Elicea te pido a ti Annie Erin Clark que seas mi esposa, porque te amo y prometo serte fiel en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad y amarte y respetarte todos los días de mi vida.


Envidia. La envidia que va tan flaca y amarilla porque muerde y no come. Envidia hambrienta. Puta envidia. Me apolilla los huesos. Me apolilla los huevos. ¿dios, por qué inventaste la envidia? La envidia es el gusano roedor del mérito y la gloria. Pero a final de cuentas, siempre he prefiero a los gusanos que a dios. Prefiero su amor que el de Jesús: Cause the world has got you down.

Ella está ahí. Con el coño húmedo y jadeante. Después de un concierto de Annie. Bebiendo sidra espumosa. Bebiendo a través de las pantis sucias de St. Vincent. Es ella. Es Cara Delevingne. Son sus ojos de Alien. ¿Debería creer? Porque quiero creer. Ella sale en todas las portadas. En las portadas de todas las revistas. La veo cuando camino. La veo en los puestos de periódicos. Ahora mismo está volando en un jet privado sobre mi cabeza. Está volando rumbo a Roma. Está bebiendo champagne. Está bebiendo del coño de St. Vincent. Envidia.

Pensé que Ely Guerra era la única bruja sobreviviente al holocausto. Una creadora de tracks dulces, de perfumes dulces, de galletas dulces, de revolcones dulces. Hasta que la vi. La vi a ella. Vi a ST. Vincent. La vi por Youtube. Estaba trepando por una estructura en un concierto. Subía a los pasos de gato. Parecía drogada. Parecía que se le veían los calzones. Pasé tres semanas escuchándola. Escuchando Marry me (2007). Escuchando El actor (2009) y escuchando Strange Mercy (2011). Tres discos que pueden leerse como una trilogía de poemas de Sylvia Plath. Todos los días escuchaba a St. Vincent Plath. Todos los días. Y los sábados…cuando el Diablo se junta con las brujas, me tumbaba a tomar caguamas oscuras y a escuchar el Love this giant (2012). Un álbum en el que fornica con David Byrne. ¿Por qué diablos se inventó la envidia?

En verdad pensaba que Ely, la creadora de aromas sexuales era la única bruja existente. Pero cuando escuché Lazarus supe que era una copycat. No quedan más brujas en esta tierra. Solo una: Annie Clark. A Ely que le vayan a dar por culo.

Su álbum homónimo St. Vincent (2014), proyecta la sensualidad como una de las características dominantes de la música, de la estética. Mas aún con Rattlesnake St. Vincent, que ya no es Plath sino Dylan Thomas, compara ese ego con animales como los paparazzis, los jefes de recepción, los valet parking, los capataces de peones, los botones, los guardias de seguridad, el asno, el perro, el cerdo y yo. Debido a mi naturaleza esencialmente “bestial”, y al hecho de que mi horizonte no se extiende más allá de mis propias bajas pasiones y mis necesidades corporales.

En St. Vincent me encuentro y te encuentras tú también. Ego y sensualidad en forma intercambiable. St. Vincent es este “fuego”. El fuego de la sensualidad de la cual yace la raíz del pecado y del terror. El fuego interno que puede ser extinguido con semen. El fuego de la sensualidad arrastra el infierno. Y yo soy una cabra negra que te lo pide: So marry me.

¿Cuál es el remedio para el fuego de la sensualidad? La luz de la religión de San Vicente. La luz de su templo, el Saint Vincent’s Catholic Medical Center, en donde tú extinguirás el fuego de mi entrepierna.

¿Qué mata dicho fuego? La luz de St. Vincent. Haz de luz de guitarras inventadas solamente por ti para no hablar más, solo en riffs, como cuando San Vicente perdió el habla y en cambio hablaba el cuervo, hablan las guitarras de madera, como tu cuerpo de traviesa, madera fina pronta a ser liberada de su ego. Como San Vicente Mártir, quien nos ayudará a liberar el fuego de Cara Delevingne. El fuego del Nimrod.

La sensualidad de su garganta profunda no tiene sabor. La sensualidad de su sexo te arrastra y te debilita. Ella no es siquiera como el perro o el cerdo. No es siquiera como yo. A ella, a Cara le gustan los paparazzis, los jefes de recepción, los valet parking, los capataces de peones, los botones, los guardias de seguridad. Ella te hará vomitar en el Jet-Set. Dile a esa perra que se lleve su mundo entero. Sus portadas. Sus revistas. ¿Cómo va a ensuciar esa la playa de nuestro océano?

– Annie Erin Clark, ¿quieres casarte conmigo?

– I prefer your love to Jesus.

© 2016 – 2017, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorMiami y el mar que nos robaron
Artículo siguienteLa fiesta de Castañeda
Mixar López - Voto Latino

Mixar López - Voto Latino

Voto Latino es una columna de política, de periodismo cultural, de crítica literaria y musical. Es la democracia vuelta carácter, convertida en letra, transformada en grafía, en razón y en sapiencia. Es la voz de un latino más en EEUU, una voz frágil que representa la fuerza, la eufonía de los desprotegidos, de los mexicanos que conforman el engranaje económico del ominoso país del norte; de los latinos que bailan al son de un inglés soso. El Voto Latino de Mixar López no es una estratagema más de la propaganda, de la exégesis del discurso demagogo. Voto Latino no es la voz del poder, sino de quien lo hace valer. Los electores hispanos en Estados Unidos son cada día más independientes, y están más inclinados a participar en las decisiones que afectarán su vida a través del voto, en este espacio Mixar López va a dar fe de ello. Voto Latino es una columna no partidista y sin fines de lucro, fundada por el escritor, periodista cultural y cronista Mixar López, para promover la cultura, integrando a miles de lectores latinos en el proceso político y cultural. Una columna que alentará la participación cívica y lectora. Voto Latino producirá grafías en el medio de comunicación más exitoso de Estados Unidos, con entrevistas encabezadas por celebridades que alentaran a los jóvenes latinos a integrarse en el movimiento cultural latino. Voto Latino es una columna firmemente convencida de que será la bandera de la nueva generación de jóvenes Latinos de los Estados Unidos, que dará forma a la democracia y la cultura de La Jaula de Oro. Mixar López (México,1975) es narrador, cronista y periodista musical. Es colaborador de las revistas Vice - Noisey, Operación Marte, El Fanzine, Fanatika, Melo Magazine, Radar Magazine, I Noticia, Letras Explícitas y Quarter Rock Press la primera agencia de noticias de rock en Latinoamérica. Desde hace tres años vive en Des Moines, Iowa, Estados Unidos. En 2017 se publicará su primer libro de crónicas, Prosopopeya: La voz del encierro.