Mañana no te veré en Miami

Gonzalo Salinas

manana no te vere en miamiA Pedro Medina lo conocí porque es imposible no conocer a Pedro Medina si estas involucrado en la movida cultural de Miami. Cuando nos encontramos la primera vez en un conocido café de Coral Gables, el ya llevaba rato sentado en un espacioso sillón del Café Pasion del Cielo. Tenía a su lado un ejemplar de la revista española Eñe, y además estaba contento porque tenía varios ejemplares impresos de la revista Sub Urbano, revista de la cual es fundador y director y que congrega a un grupo importante de intelectuales y escritores hispanos de diferentes latitudes que escriben sobre Cultura, Arte y literatura.

Pedro Medina es probablemente el más activo promotor cultural de la ciudad de Miami en el mundo hispanohablante: desde que lo he conocido, he sido testigo del crecimiento de revista Sub Urbano, de la excelente calidad de escritores que sus páginas han convocado como Eduardo González Viaña o Hugo Fontana, ha entrevistado a escritores excelentes como José Ovejero o Nélida Piñón, se ha asociado con importantes publicaciones como Sudaquia o revista Eñe, ha organizado eventos con importantes ejes culturales de Miami como la librería Books & Books, ha organziado talleres de escritura en español como el que hizo con el escritor peruano radicado en España, Jorge Eduardo Benavides. Además, ha abierto su propio sello editorial, y ha abierto su propia tienda virtual de libros en español que es el Books Marketplace de Sub Urbano.

Hoy Pedro Medina se ha convertido en un referente importante en la comunidad cultural en español en Miami. A menudo aparece en entrevistas en medios locales o como ponente en la feria del libro de Miami. También se le ve organizando con el equipo de Sub Urbano actividades culturales como presentaciones de libros, mesas redondas, conversatorios sobre literatura o talleres de escritura creativa, o invitan a prestigiosos escritores a dar conferencias sobre Literatura como cuando invitaron a los escritores Hernán Iglesias Ilia o Diego Fonseca.

Esa tarde, cuando lo sorprendí leyendo Miami, City of the Future de T.D. Allman en aquel café, me contó que tenía el proyecto de hacer realidad todo lo que hoy ya hizo a través de Sub Urbano, tuvimos una charla muy amena y me invitó a escribir en la revista, pero algo me llamó la atención mas que cualquier cosa: con todo lo que puede amar la promoción cultural y la difusión de la literatura en español en Estados Unidos, Pedro se transformó y sus ojos  tomaron un brillo casi sobrenatural cuando me habló acerca de su propia creación literaria:

-Por supuesto que pienso publicar, me dijo con certidumbre. Luego añadió mirándome fijamente a los ojos por encima de sus lentes de leer que aún no se había quitado:

-Ahora mismo estoy trabajando en una novela y además tengo muchos cuentos, algunos terminados y otros por corregir y organizar, pero comienzo a publicar ya.

Han pasado casi dos años desde que me senté con él a tomar un café aquella tarde y debo confesar que con gran  alegría he terminado de leer de un tirón su primer libro de cuentos: Mañana no te veré en Miami,  MEDINA, Pedro. Ed. Oblicuas, Barcelona. 2013.

Como el mismo menciona, escribió el libro “en un contexto muy nocturno, en bares, cafés, siempre con música de Calamaro en el Ipod, caminaba mucho por las calles de South Beach en las noches, miraba a la gente local transitar por ahí e iba recreando su vidas en mi cabeza”

El libro es un conjunto de cuentos, en donde las acciones están entrelazadas con los sucesos que identifican a los personajes que mas caracterizan a la ciudad de Miami: los inmigrantes que buscan una nueva vida y una nueva identidad: Acaso la identidad que les otorgue acceso al otro lado de su otredad. En el libro, Miami es esa ciudad donde se vive al máximo la experiencia latinoamericana en Estados Unidos: la ciudad hace de tierra prometida donde los sueños del imaginario popular de centro y Sudamérica, se convierten en pesadilla a través de historias en donde los personajes viven entre aquí y allá, de quedarse en el aquí que es Miami pero volviendo al allá que es su país de origen, buscan una redención que no llega, mientras sus historias van ocurriendo y ellos no lo notan.

Yaneira la joven cubana que se prostituye y que no consigue olvidar a su padre que murió ahogado tratando de llegar en balsa desde Cuba, Martín que lee libros en los cafés de South Beach para olvidar su situación ilegal, Campos el poeta mexicano que se rehúsa a abandonar su amor por la poesía en una ciudad kitsch que rechaza su pasión por la estética, Andrea que se encarga de organizar noches de  bandas de rock locales en un bar de Miami Beach, Lizárraga que trabaja de sol a sol en Miami para pagar el tratamiento de la enfermedad de su hijo en Argentina, o Mar, la guapa venezolana que estudia en la universidad y que no quiere regresarse por la debacle política que abate a su país. Todas estas historias tienen puntos en común que le dan unidad al libro (excelentemente bien cosidos), y permiten a lector comprender la realidad de los inmigrantes que viven y hormiguean en esa ciudad extraña cuyo aeropuerto “huele a caja de Nintendo por dentro” y que por más familiar que resulte la ciudad por vivir aquí ya mucho tiempo, no deja de ser extraña porque su historia lleva más arraigo en su pasado que en su presente.

Los personajes deambulan por la ciudad, como si hubieran sido traicionados por una promesa que se les vendió y que todavía no se cumple, y si está a punto de cumplirse se desvanece de inmediato porque  la promesa de Miami está grabada solamente en las imágenes del aeropuerto con un mar turquesa y mujeres en la playa tomando un mojito bajo el sol radiante, imágenes contrarias a la rutina de los personajes que quizás soñaron con esas estampas, pero están muy lejos de la realidad.

Pedro Medina ha escrito un primer libro de cuentos habiéndose mezclado con sus propios personajes en el día a día. Un libro  altamente recomendable de un escritor que conoce de primera mano la Literatura en español es Estados Unidos y la temática de los inmigrantes y que con esta su primera entrega nos deja con las ganas de seguir leyéndolo.

© 2014, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorShame: cuando el amor destierra a la vergüenza
Artículo siguienteEl topo de Jodorowsky: su dificultad y las posibilidades de cambio
Gonzalo Salinas

Gonzalo Salinas

Nació en Lima, Perú. Estudió Literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y desde el 2003 vive en los
Estados Unidos. Ama el océano, la guitarra, la ciudad de Miami, la guanábana, el ceviche, el idioma español, los libros de Tolstoi, las maratones, el buceo en Key West, la música de Jack Johnson y la prosa del libro de Las Mil y una Noches en la traducción de Burton. Actualmente trabaja en su primera novela.