La experiencia de una modelo: una conversación con Sunny Redmond

Foto cortesía de Sunny Redmond
 Seventeen, Nov 71 cover

Sunny Redmond, que vive en Taos desde 2007, ha hecho muchas cosas durante su vida. Fue modelo y apareció en revistas como Vogue, Glamour, Seventeen y muchas otras. Ahora es sanadora, artista y jardinera. Mantiene una práctica privada llamada Sacred Traditions en la que usa tratamientos nativo-americanos, aromaterapia, flores de Bach, reflexología, homeopatía y muchas otras modalidades de sanación alternativas.

Hoy converso con ella sobre el significado real de “la belleza.”

“Nunca me consideré hermosa,” admite la ex modelo. “Cuando era jovencita caminaba y hablaba despacio y me consideraba desgarbada y tímida. Llevé gafas y aparatos de ortodoncia desde el cuarto grado.

¡Hasta usaba zapatos correctivos!” Nunca la eligieron prom queen, confiesa, ni tuvo novio fijo hasta el último año de la escuela secundaria.

Aunque a Sunny le encantaba mirar revistas de moda, jamás se le ocurrió que aparecería en ellas. Pero la vida le tenía preparada una sorpresa.

Cuando ya estaba en la universidad, su novio le sugirió que fuera a Nueva York y se entrevistara con agencias de modelaje durante las vacaciones de primavera.

“Me decidí a seguir su consejo sólo para ver si conseguía algún dinero,” dice. “Mis padres ya me habían informado que no había fondos para que yo volviera a la universidad en el otoño y pensé que era una buena idea dedicar el verano a hacer algo productivo a fin de continuar con mis estudios.”

Un peregrinaje por las agencias

Cuando Sunny llegó a la Agencia Ford, su primera impresión fue descorazonadora.

“Eileen Ford me observó con los ojos astutos de una mujer con experiencia y conocimientos de un negocio que tiende a ser muy duro,” dice. “Miró mis fotos, tomadas por estudiantes de fotografía, cerró la caja y me la devolvió. ‘Creo que debes volver a tu casa,’ me dijo.”

Sin amilanarse, Sunny se dirigió a Stewart Models, donde le contestaron que ya se pondrían en contacto con ella.

“En efecto, aproximadamente una semana después recibí una carta diciendo que les interesaba representarme,” cuenta. “Mis padres se quedaron perplejos cuando, muy entusiasmada, les comuniqué la noticia. La verdad es que trataron de impedirme que fuera, pero no les sirvió de nada. Me subí a un autobús Greyhound con destino a Nueva York para entrar en el difícil mundo de la moda y de la belleza, del que formé parte durante muchos años.”

Los patrones de la moda

Sunny admite que el mundo de la moda tiene marco muy estrecho en términos de lo que se considera aceptable.

“En realidad, hay razones específicas para ello,” dice. “Es un hecho que en fotografía, al tomar un cuerpo tridimensional y ‘aplastarlo’ para volverlo de dos dimensiones, se ‘ganan’ diez libras. En la pista de modelaje, el cuerpo de la modelo no debe ser más prominente que las prendas que exhibe. Una figura alta y esbelta permite que las ropas se muevan con fluidez, enfatizando la tela y el diseño. En los últimos años se ha ampliado lo que se considera una apariencia aceptable y se les han ofrecido espacios a modelos de apariencia más robusta y madura, a fin de captar la atención de esos mercados específicos.”Elle Cover

“Haz las paces con tu cuerpo”

Sin embargo, la vida no es un desfile de modas, señala Sunny. La belleza personal va más allá de lo que suele adornar las páginas de las revistas.

“En lugar de enfocarte en lo que percibes como deficiencias, debes prestarle atención a las mejores partes de tu figura, y dedicarte a realzarlas,” dice. “Todas somos hermosas, cada cual a su manera. Una sonrisa es muy atractiva. Los ojos son las ventanas del alma. Una actitud positiva y un espíritu amable te pueden identificar como ser humano. Un buen sentido del humor es siempre bienvenido. Puedes ser la chica más bella de tu grupo, pero si eres desagradable o tienes una mala actitud, estos factores eclipsarán el aspecto físico.”

Sunny recomienda “hacer las paces con la estatura, la figura y la herencia genética.”

“Explora diferentes formas de peinarte que se adapten a tu estilo personal,” dice. “Una buena salud y costumbres sanas duran toda la vida y son las cualidades más atractivas que puede tener una persona. El tamaño no importa. Disfruta de la vida y de ser la belleza tan especial que eres.”

Para saber más sobre Sunny Redmond y su trabajo de sanación, visita su sitio en la red

https://sunnyredmond.wordpress.com/

© 2015, Teresa Dovalpage. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorSin crítica literaria no hay buena literatura
Artículo siguiente“La peor cosa que puede hacer un escritor es autocensurarse”. Entrevista con el escritor mexicano Luis Panini
Teresa Dovalpage

Teresa Dovalpage

Teresa Dovalpage nació en La Habana en 1966 y ahora vive en Taos, Nuevo México. Tiene un doctorado en literatura y es profesora universitaria. Ha publicado cinco novelas entre las que se encuentran Muerte de un murciano en La Habana (Anagrama, 2006; finalista del premio Herralde), A Girl like Che Guevara (Soho Press, 2004) y El difunto Fidel, premio Rincón de la Victoria (Renacimiento, 2011) así como varias colecciones de cuentos. The Astral Plane, Stories of Cuba, the Southwest and Beyond es su último libro, publicado por University of New Orleans Press en 2012.