Hologramas en la biblioteca


La defensa de la cultura, en especial del mundo literario y editorial, se ha convertido en una obsesión para Francia. Es conocida su larga batalla por proteger sus editoriales y sus librerías de las grandes multinacionales norteamericanas. Sin embargo, saben que el valor de los libros sólo tendrá sentido si hay lectores.

Hace un par de meses contábamos en Suburbano la iniciativa de leer pequeños cuentos en tiras de papel en la ciudad de Grenoble como una manera de matar el aburrimiento en las salas de espera de transportes y oficinas públicas. Ahora es el Centro Nacional de Bibliotecas de Lyon el que nos sorprende con una novedosa forma de acercar la lectura al público.

El proyecto lleva por nombre Livre in Room. Nace con un sentido más artístico que pedagógico. Pues en realidad es una instalación. Consiste en una cabina móvil donde se introduce el visitante. Lo que encontrará será una pequeña biblioteca con ochenta libros a elegir. Una vez haya decidido el titulo de su preferencia, debe pasar el código de barras por un lector y entonces comienza la magia. Al fondo de la cabina observará otra estantería tras un cristal, donde aparecerá un personaje, un holograma, que representará uno de los pasajes de la obra escogida.

La representación de las obras está a cargo de actores del Teatro Nueva Generación – Centro Dramático Nacional de Lyon. Cada secuencia tiene una duración entre cuatro y seis minutos. Mientras que los libros fueron elegidos por cuatro escritores que residen o tienen una estrecha relación con Lyon: Antoine Volodine, Lorris Murail (quien eligió específicamente los libros de literatura infantil y juvenil), François Beaune y el dramaturgo Lancelot Hamelin.

Algunos de los títulos que se pueden encontrar son La casa verde, de Mario Vargas Llosa; Charlie y la Fábrica de Chocolate, de Roald Dahl; Drácula, de Bram Stoker; Vivir para contarla, de Gabriel García Márquez; La leyenda de los siglos, de Víctor Hugo; Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, entre otras.

Para los creadores del proyecto, la compañía Haut et Court, el objetivo es transformar la forma en que nos acercamos a las obras a través de nuevas sensaciones, creadas a partir de un universo literario en relieve: la frontera entre la obra escrita y las artes escénicas. Consideran que Livre in Room es tanto arte en sí mismo así como un mediador entre el lector y la obra, invitándolo a realizar una inmersión en el universo del autor a partir una forma de lectura diferente.

Están convencidos de que este tipo de iniciativas son una herramienta innovadora para atraer a los jóvenes hacia la lectura y los libros en sí mismos, pues cuenta con elementos cercanos a su cotidianidad tecnológica, como es la imagen, el sonido y la interactividad. Sin embargo, conocedores de los vicios modernos, una vez se ha pasado el código por el escáner, no se puede pasar otro libro hasta que termina la secuencia del primer libro elegido, con el fin de evitar el llamado zapping, muy recurrente en los canales de vídeo en internet. Es lógico si pensamos que para la realización de cada secuencia, participaron veinte actores distintos, además del equipo técnico que llevó a cabo la labor de producción y posproducción.

Finalmente, pretenden que el proyecto se desarrolle hacia una aplicación móvil, lo que permitiría un mayor alcance y crear de esta manera una comunidad que comparta sus gustos literarios, su experiencia lectora y sus sensaciones.

© 2016, Carlos López-Aguirre. All rights reserved.

Compartir
Artículo anterior¿Sueñan los ricos con pobres felices?
Artículo siguienteEl campo de batalla de un escritor
Carlos López-Aguirre

Carlos López-Aguirre

Carlos López-Aguirre es periodista y escritor mexicano. Su trabajo fue elegido para formar parte de la Antología de crónica latinoamericana actual (Alfaguara, 2012). En ficción, aparece en la selección de relatos Sospechosos Habituales – Las vueltas abiertas de América Latina (Demipage, 2017). Sus microrrelatos han ganado concursos en Editorial Tusquets o el periódico español El País. También han sido publicados en El Periódico de Catalunya y la revista El Rapto de Europa. Ha colaborado para periódicos como REFORMA de la Ciudad de México, El Colombiano de Medellín, así como en las revistas Yorokobu de Madrid, Tusitala y Librújula de Barcelona. Blog: http://expresionescronicas.wordpress.com