Hay Maravillas del mundo ..Yo lo sé.

Las maravillas del mundo me ponen nerviosa y ver el Taj Mahal afinando muy bien los sentidos, me parecía casi una obligación, tanto para gozarlo como para contarlo de la mejor manera. Por eso, no sabíamos si primero viajar a Agra -la casa del tesoro más famoso de la India- o si conocerlo después de recorrer el país, para entender todo mejor, como quien cierra un ciclo.

Finalmente, convencidos porque nos pidieron un video grabado en un lugar emblemático -nuestra participación blogguera para la TBM-, tomamos el primer tren y llegamos a la media noche de nuestro tercer día en la India.

Lo mejor del Taj Mahal, dicen las guías, es mirar como el mármol blanco, casi transparente con que está construido, cambia de color con el sol. Al amanecer, se despierta morado oscuro, se pinta poco a poco de azul pálido y luego dorado, justo antes de brillar con toda su blancura durante el resto del día. Al atardecer, todos los colores de una impresionante puesta de sol se reflejan en él.

Así pues, elegimos el madrugón. Aun de noche, con unas 40 personas más, hicimos la cola fuera de la boletería. La impuntualidad india nos dio una lección mientas pasaban las horas y nosotros seguíamos parados en el mismo lugar. Sólo cuando se hizo de día, comenzamos a avanzar.

Debe ser que tanta belleza nos hubiera impresionado mucho y que los de la entrada lo hicieron por nuestro bien, porque ese edificio, perfectamente blanco, construido sobre una plataforma elevada y colgado del cielo, es una verdadera maravilla. Tal cual.

¿Será que con tanto amor se consigue la perfección?

El Rey Sha Yahan, lo mandó a construir en pleno siglo XVII para enterrar a su segunda esposa, el gran amor de su vida. Tenía pensado hacer uno igual -dice la leyenda- al otro lado del río, todo en mármol negro, para su propia tumba, pero su hijo lo encarceló antes de que quebrara la economía del Imperio Mongol.
Una pena que el espectáculo no sea doble y que el pobre hombre haya pasado el resto de sus días viendo su gran obra desde la ventana de su celda en el Fuerte de Agra. Pero fue así.

Para contrarrestar tanta nostalgia, uno mismo se vuelve una atracción para los indios que visitan su Taj Mahal. Parte de la visita que hacen -a veces una sola vez en sus vidas-, es gastar su rollos analógicos posando al lado de algunos “westeners”, para luego mostrarlas a sus familiares y amigos.

Aquí algunas fotos de nuestros primeros pasos por la India.

 

© 2012, Valerie & Foncho. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorFm
Artículo siguienteFn
Valerie & Foncho

Valerie & Foncho

Comenzamos a viajar en Noviembre del 2010 y ya hemos recorrido varios países alrededor del Mediterráneo. Este Febrero, damos un salto hasta la India donde estaremos dos meses. Sigue aquí nuestros reportajes, anécdotas y secretos de viaje... Haremos todo lo posible para que veas Más allá de tus Narices. Nos caracteriza cierta insensatez e improvisación. Nos aburre el sistema y sus trampas. Si no es ahora, no es nunca. Queremos mirarlo todo, captarlo-editarlo y publicarlo. Conocer más mundo, sus culturas y sus diferencias… MASALLADETUSNARICES.COM