Grupo de Lectura de Books & Books: La ridícula idea de no volver a verte

 

la ridiculaRosa Montero

Seix Barral

233pp

Un libro a medio camino entre el relato íntimo, una suerte de prólogo y algo de biografía. Erase una vez una editorial que tenía en sus planes publicar el brevísimo diario íntimo que Marie Curie escribió desgarrada a partir de la trágica muerte de su esposo Pierre Curie. Y que, quizás desconfiando del éxito que un texto así podría tener en las librerías, o en cómo justificar la impresión de unas hojas tan breves, decide entregar el texto a Rosa Montero, un poco con la idea de que la periodista y escritora lo prologara, un poco con la idea de tomarlo como un experimento y quizás provocar un nuevo tema para una novela de la Montero.

Montero, quien había pasado por el luto de haber perdido a su marido a manos de una enfermedad que les tomó por sorpresa, creyó ver en el relato de Madame Curie un espejo de sus propios sentimientos ante la muerte, sorpresiva o no, trágica o no de un ser amado. Se dedica a investigar sobre los Curie y  desmenuza las pocas páginas de ese diario íntimo para dar rienda suelta a su sentimiento y realizar una especie de catarsis en un prólogo que terminó siendo más extenso que el propio diario y que no deja al lector ni una sola palabra de Marie Curie sin tocar.

Para cuando el lector por fin llega al diario de Marie Curie, ya lo ha leído (y releído) por completo.

Rosa Montero sabe bien para quién escribe su texto: principalmente para ella misma, eso está claro. Pero también para su público más fiel. Si usted no ha leído nada de Rosa Montero, por favor, no empiece con este libro. Este es un libro que establece una conexión con los seguidores de Montero, con quienes están habituados a leerle en el periódico y que ya han leído sus otros libros. Es un libro que les acerca a ella, a su condición humana, a su luto. Y si, como suele ocurrir en la lectura, esos lectores a su vez han pasado por situaciones similares, la conexión entonces con determinadas frases y descripciones sobre la muerte, es entonces más firme, más poderosa. Porque es un relato íntimo.

Pero si usted tomó este libro, y de todas formas quiere leerlo completo, hágalo al revés: lea primero el diario de Marie Curie que empieza en la página 215, y luego, solo si tiene mucha curiosidad, lea el texto que Montero desarrolla sobre ese diario. Pero le advertimos que el diario de Madame Curie es lo suficientemente profundo y doloroso como para vivir por sí mismo, sin la necesidad del largo prólogo.

De la lectura del texto de Montero, más allá de la conexión íntima que pueda usted tener con el tema de la muerte del ser amado, quizás aprenda algunos datos y efemérides sobre los Curie y el alcance de sus experimentos.  Y quizás también encuentre divertido que alguien pueda creer que exista una genial conexión entre el cerebro y la longitud de los dedos de las manos. Y que encima muestre una fotografía de su propia mano.  Además, si es usted un lector más o menos joven, expuesto a ese signo de los tiempos conocido como el “hashtag”, también encontrará un largo listado de “hashtags” que son de todas formas bastante estériles si considerando que estamos leyendo este libro en formato de papel y no en formato digital, por lo que el “hashtag” no nos enlazará con otros infinitos temas en la red. No sabemos mucho qué estaba pensando Montero cuando decidió incluir “hashtags” en un libro de imprenta tradicional. Pero de seguro sus lectores más asiduos lo entienden y podrán explicarlo.

grupo

 

 

© 2014, Ainara Mantellini Uriarte. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorHerejes, de Leonardo Padura: el libro de las coincidencias cósmicas
Artículo siguienteLa felicidad es el deseo de repetir, según Kundera
Ainara Mantellini Uriarte

Ainara Mantellini Uriarte

Venezolana para siempre, pero fuera de Venezuela por propia decisión. Vivir en Miami me convierte en un poquito de todos lados. Licenciada en Letras de la Universidad Católica Andrés Bello y con estudios de posgrado en Literatura Latinoamericana de la Universidad Simón Bolívar. La lectura me atrapó desde que aprendí a leer y ya no hay remedio para ello. Mi otra pasión: mi esposo y mi hija.