Grupo de Lectura de Books and Books: Herejes

herejes_big

Herejes

Leonardo Padura

Tusquets Editores

516 pp

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra se puede y debe aventurar la vida y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.

Miguel de Cervantes, Don Quijote

Las tres primeras acepciones de la palabra “herejía” según el Diccionario de la Real Academia Española se refieren a “error”, “equivocación”, “desacierto”. El hereje entonces es aquel que, a partir de cierta convención, está equivocado, y por tanto hay que corregirle. Aunque lejos de aplicarles corrección a sus actos, los grandes y pequeños herejes de la Historia de la humanidad fueron más bien excomulgados, execrados y aborrecidos.  Muchos, expulsados físicamente de su tierra. Todos condenados a no pertenecer.

Esta novela de Leonardo Padura lleva por título “Herejes” y uno espera entonces encontrarse con personajes cercanos a lo satánico, capaces de rebelarse con atrocidad contra lo sagrado y las instituciones y creencias religiosas. El libro presenta, además, una estructura que emula la estructura del Antiguo Testamento de la Biblia, ordenando las historias en libros (El Libro de Daniel, El Libro de Elías y el Libro de Judith) para terminar con el libro que es, más bien, inicio de todo: el Génesis. Elementos todos fácilmente reconocibles como de la tradición religiosa occidental, con sus instituciones fijadoras de la moral y el deber ser.

Pero hallamos mucho más que eso: en estos personajes “herejes” se explora lo que hay de liberación en la rebelión. Los herejes de esta historia son principalmente protagonistas de la Libertad: libertad de oficio, de cultura, de culto, y la Libertad de Pensamiento, matriz de todas las libertades.

Se trata de tres tramas en tres tiempos históricos diferentes, unidas por un elemento el común: un cuadro producido en el taller de Rembrandt, por un judío que quiso ser pintor figurativo en contra de los mandatos de su religión y que además posó para el maestro Rembrandt como modelo para un Jesucristo, ese personaje tan controversial para la tradición israelita. El cuadro es la piedra angular de la historia sobre la libertad de los personajes y el ejercicio del derecho de decidir por si mismos y entender que es posible la vida más allá de la sumisión (a Dios o a la ley). El cuadro, como un símbolo, se desliza por entre las muchas persecuciones que sufrió el pueblo judío y llega finalmente a Cuba, a bordo de un barco de refugiados judíos a los que no se les permite quedarse en la isla, y deben ir de vuelta a Europa. El cuadro luego desaparece de la isla para aparecer de nuevo en una subasta en Europa.

Mario Conde, un ex policía cubano, es el hilador de estas historias, luego que Elías Kaminsky le encargue averiguar las circunstancias en que desaparece el cuadro de la isla y la relación con un asesinato posiblemente cometido por su padre. El recuento de los acontecimientos a lo largo de los 4 libros nos va presentando a detalle el sentido de Libertad de cada uno de los personajes: el del pintor judío, que tuvo que marcharse de su tierra de cara al inminente castigo por su herejía; el de Daniel Kaminsky, quien decide dejar de lado una religión que halla consuelo en la tradición de la desgracia enviada por Dios a su pueblo, y prefiere abrazar más bien esa cultura bullanguera, alegre y colorida de Cuba; el de Judy (o Judith) que sufre un deseo de Libertad más espiritual, que libere la mente del cuerpo mismo como último recurso ante el amasijo de prohibiciones con el que ha vivido en Cuba toda su corta vida. Y también, cómo no, el sentido de Libertad de Mario Conde: la libertad de elección.

Este es el pensamiento final de Mario Conde, una vez que ha sido testigo de las historias de Daniel, Elías y Judith.  Este es  su “Génesis”:

“… lo único que te queda, lo único que en realidad te pertenece, es tu libertad de elección. Para vender un cuadro o donarlo a un museo.  Para pertenecer o dejar de pertenecer. Para creer o no creer. Incluso, para vivir o para morirme”. (p. 513)

Podríamos escribir varias cuartillas más y adentrarnos en el análisis de cada uno de los personajes, el contexto histórico y el entramado de transformaciones que experimentan. Valga este pequeño resumen como simple abrebocas que anime a los que gustan de las lecturas que despiertan ideas y polémicas. Esas lecturas que tratan de aquello de lo que estamos hechos.

Ainara Mantellini

Nota: Si desean ahondar más en la idea de Libertad a través de los pensadores más importantes desde Montaigne, les recomiendo esta recopilación de extractos sobre el tema: La libertad, Sancho. De Montaigne a nuestros días – Introducción, selección y notas de Guillermo Sucre. Editorial Lugar Común. Venezuela.

© 2014, Ainara Mantellini Uriarte. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorEn busca del tiempo perdido
Artículo siguienteLa guerra contra los Pieles Rojas, 1860-1890.
Ainara Mantellini Uriarte

Ainara Mantellini Uriarte

Venezolana para siempre, pero fuera de Venezuela por propia decisión. Vivir en Miami me convierte en un poquito de todos lados. Licenciada en Letras de la Universidad Católica Andrés Bello y con estudios de posgrado en Literatura Latinoamericana de la Universidad Simón Bolívar. La lectura me atrapó desde que aprendí a leer y ya no hay remedio para ello. Mi otra pasión: mi esposo y mi hija.