Gol de Puñal

Tenía el pálpito de que no habría sufrimiento y así ha sido. Sin embargo, me ha apetecido “estar ahí” y he visto, de aquella manera, el Osasuna-Sevilla, que ha empezado con gol en contra. Minutos después el anuncio del empate, golazo de Puñal, y más tarde de Cejudo. Osasuna en Primera y celebración íntima, imposible de compartir en un Madrid que está a otras cosas, pero que deja un extraño regusto dulce en la recámara afectiva. 
Me acuerdo de aquel Osasuna-Levante de la temporada 1996-97, en el Sadar, con gol de Palacios que supuso la permanencia en Segunda que fue celebrada como la novena shempions del R. Madrid. Y recuerdo también, en el salón de mi casa y más tarde en el Bahía Snack-Bar, el gol de Miroslav Trzeciak que llevaba al equipo a Primera, tras una larga travesía por la división de plata con entrenadores como Txetxu Rojo, Paquito, Rafa Benítez o Lotina. Desde entonces, el equipo se ha mantenido con dignidad en la élite futbolera y Puñal siempre ha estado ahí. 
Todo ha ido cambiando pero ha habido ciertos elementos inamovibles: Fidel Castro, Juan Carlos de Borbón y Patxi Puñal. Me cae mejor este último, jugador no precisamente joven, 6 de septiembre de 1975, al que una vez le pregunté qué se sentía al marcar un gol. “Al final te acostumbras”, me dijo, cubata en mano, en el Casino Eslava. Respuesta a la navarra de un tipo que, mientras el mundo cambiaba, se mantenía fijo desafiando a las leyes líquidas de la permanente mutación. 
Así que esta noche me ha invadido una peculiar alegría que quizá tenga que ver con esas cosas que, a pesar de que el mundo cambie (la Tierra gira a unos 20.000 kms/h, a ojo cubero), permanecen.
Gol de Puñal. Gora Osasuna.

© 2013, Eduardo Laporte. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorBon voyage, mon vieux
Artículo siguienteViejo
Eduardo Laporte

Eduardo Laporte

Eduardo Laporte: Licenciado en Comunicación Audiovisual (Universidad De Navarra) , Máster en Periodismo Multimedia (El Correo/UPV) y Diploma de Estudios Avanzados en 'La lengua y la literatura en relación con los medios de comunicación' . Colaborador habitual en la prensa cultural, como el suplemento 'Territorios' de 'El Correo de Bilbao', y el resto de cabeceras del grupo Vocento. Crítico literario para la web 'Ojos de Papel' y, desde 2012, para la revista cultural, decana en su género, 'El Ciervo'. Autor del blog 'El náuGrafo digital' que, con pequeñas variaciones en el título, se actualiza desde octubre de 2004. Es el padre del arrealismo. Publicaciones: 'postales del náufrago digital' (Prames, 2008) 'Luz de noviembre, por la tarde' (Demipage, 2011):