Fines de semana.

Cuando venga la mañana

como hoy

entre el silencio que forma la gota

después de caer. No tengas miedo

del frío en el centro de la lluvia.

Todo es mentira, nadie sabe nada

y una mentira dicha a tiempo

es igual al ave muerta

bajo su captor. Víctima del hambre.

 

Huyo de los fines de semana,

Preso de los ciclos. Los odio

como si en otra vida los amara.

Inmóviles, vienen los muertos

a remover la incertidumbre desolada

como el rabo desprendido de una lagartija

estas mañanas inquietas, desahuciadas.

D. C.
@LeChatDavo

© 2012, Elías David. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorEncuentro con Bernardo Baraj
Artículo siguienteRage against un árbol
Elías David

Elías David

Sostuvo en esta revista, hace tiempo, la columna de poemas Saudade que ahora retoma, ya sin saudade. Ha impartido en su ciudad natal talleres de creación literaria donde ha aprendido mucho. Textos suyos han aparecido en antologías regionales de su país y de Miami. Fue profesor de secundaria. Ahora sólo lee y escribe, o sea, no hace nada.