Felices

Salían juntos en la foto. Él en la de ella, ella en la de él. Les gustaba dejar claro a sus amistades virtuales de la red social que se querían. A él le gustaba eso, y también dejar claro lo guapa que era su novia, lo morena que era, la buena pareja que hacían. A pesar de ser bastante feote, un técnico gris de la administración, salía desde hacía más de diez años con esa chica que, pese a sus oscuros cabellos, era todo luz y alegría. 

Esa foto era un nítido certificado de su amor a prueba de bombas. Pero también una manera de marcar el territorio. Una meada digital sobre el territorio. Aquí estoy yo, y esta es mi chica. Para ella, era la demostración de ese amor por el que muchos no daban un duro o no acababan de aplaudir. “No pegáis”. Así que esa foto era amor, pero también una demostración de que lo suyo iba bien y seguiría yendo bien. Una ostentación, vaya, de una felicidad que no era tanta como la que la propia foto indicaba. Porque en las fotos que se cuelgan en las redes sociales hay sonrisas pero no lágrimas. Ella no había subido la foto que él le había hecho unas horas antes, cuando la paliza, y sí en cambio habían subido la de la reconciliación posterior, los dos muchos más contentos. Por suerte, las marcas de los golpes quedaron de cintura para abajo. 

Para eliminar cualquier atisbo de duda, ella tituló la foto, en mayúscula, con un rutilante

¡¡FELICES!!

que obtuvo 159 megustas.

© 2014, Eduardo Laporte. All rights reserved.

Compartir
Artículo anterior‘El futuro’ y la gran resaca española
Artículo siguienteAlgunos datos sobre ‘Jot Down’, en su tercer aniversario
Eduardo Laporte

Eduardo Laporte

Eduardo Laporte: Licenciado en Comunicación Audiovisual (Universidad De Navarra) , Máster en Periodismo Multimedia (El Correo/UPV) y Diploma de Estudios Avanzados en 'La lengua y la literatura en relación con los medios de comunicación' . Colaborador habitual en la prensa cultural, como el suplemento 'Territorios' de 'El Correo de Bilbao', y el resto de cabeceras del grupo Vocento. Crítico literario para la web 'Ojos de Papel' y, desde 2012, para la revista cultural, decana en su género, 'El Ciervo'. Autor del blog 'El náuGrafo digital' que, con pequeñas variaciones en el título, se actualiza desde octubre de 2004. Es el padre del arrealismo. Publicaciones: 'postales del náufrago digital' (Prames, 2008) 'Luz de noviembre, por la tarde' (Demipage, 2011):