Esto ya lo Suñé en la web

Los crowfunding y las nuevas tecnologías, se han convertido en las herramientas para que artistas independientes saquen adelante sus proyectos. Octavio Suñé, músico nacido en Argentina y criado en Venezuela es uno de ellos. 


En noviembre de 2013 respondí a la invitación enviada desde Indiegogo y me convertí en “productor ejecutivo” del nuevo disco de Octavio Suñé, que dos años y medio después está disponible con el título de T.O.D.O.  

Pude preguntarle a Octavio sobre el proceso de crowfunding del disco, y esto fue lo que me dijo:

Una de las cosas que más me gustó fue darme cuenta de que se puede hacer un disco sin depender de una compañía multinacional o un mecenas del arte, eso fue genial, comprobar que en la unión está la fuerza es algo hermoso, lo repetiría sin duda, es más, creo que es la mejor forma de hacer discos; cambiaría ciertas cosas más por inexperiencia, por ser la primera vez que lo hacía, corregiría ciertas cosas de funcionamiento y enfoque.

Sin embargo, en varias entrevistas, Octavio habló de lo largo que se le hizo la grabación del disco. Claro que hubo factores externos, como la difícil situación política que se vivió en Venezuela en 2014, pero el que le tomara tanto tiempo influyó positivamente en el resultado final:

Las canciones tuvieron tiempo de respirar y el resultado fue muy satisfactorio, también pude corregir detalles que de otra manera no habría podido, al final cuando está terminado te das cuenta que es un disco mucho más reposado que el anterior, por ejemplo.

Esto ya lo toqué mañana, su disco del año 2010, puso a Octavio con nombre propio en la escena musical, luego de haber pertenecido a bandas como La Nave, que fue uno de los grupos de la movida rock&roll de los años 90 en Venezuela, y Fatal, en España. Con T.O.D.O., Octavio ha repetido en varias ocasiones que por fin pudo sacarse la espina del segundo disco.

¿Qué tan cerca estuvieron esos segundos discos en sus experiencias anteriores y si habría posibilidad de encuentros?

El segundo disco de la nave está totalmente maquetado pero nunca entramos al estudio a grabarlo. ¿Un reencuentro de La Nave? No lo sé, los tres seguimos en contacto, Juan Pablo (Solaris, baterista de La Nave y ahora con su propia banda, Galgo) hizo todo el arte gráfico de mi disco nuevo, con Mariano (Godoy, guitarrista de la banda, embarcado en proyectos como solista)  tocamos juntos en el show de Londres del disco pasado, hasta tenemos nuestro chat whatsapp, un día de estos a lo mejor coincidimos los tres en un estudio en Buenos Aires, Caracas, Berlin o Londres y tocamos a ver qué pasa, seguramente nos divertimos un montón.

Fatal fue el resultado de una buena junta y lo pasamos genial, tocamos mucho, grabamos, era otra vez volver a tener una banda después de estar haciendo mucha música experimental, así que de cierta forma también fue la melancolía la que sirvió de chispa inicial, extrañaba tener una banda y Fatal era una banda seria, me gustaba como sonaba en vivo, era sólida, cantaba en inglés, había una búsqueda de identidad y quería probar cantar en otro idioma. Al final me sentí limitado, no tengo todo el vocabulario en inglés como para decir lo que sí puedo decir en español, me gusta muchísimo más componer en español, además el rock and roll en español tiene una identidad particular a la que pertenecemos, éramos tres buenos amigos, haciendo rock and roll visceral y pasándola bien.

Octavio es argentino, creció en Venezuela y en los últimos años se la ha pasado de aquí para allá entre estos dos países y España, y eso ha influido mucho en su música.

¿Continuará así o establecerá una base de operaciones? ¿Tal vez un nuevo destino para experimentar cosas nuevas?

Siempre que pueda hacerlo, sí, me encanta cambiar cada cierto tiempo de lugar, creo que te da una perspectiva amplia de lo que pasa y compartir con las personas queridas en cada lugar también te hace ubicarte, es el cable a tierra super necesario, quiero establecer varias bases que funcionen paralelamente, aunque pase más tiempo en una de ellas, la experimentación y lo novedoso siempre es una tentación y un estimulante para la creatividad.

En estos momentos, Octavio está en Argentina haciendo la gira promocional de T.O.D.O., allí grabará el video del tercer single del disco, luego de Mentira y Alguna vez. Después irá a Venezuela a presentarse en varias ciudades y para finales de año debe pasar por Ciudad de México y Miami.

Las letras de Octavio están cargadas de recuerdos, de nostalgia. 

La nostalgia no solo es triste o hacia atrás como un recuerdo, también a veces sientes nostalgia de las cosas que no has podido hacer o de un sueño que no has podido cumplir, eso muchas veces actúa como el chispazo o el detonador que me impulsa a un nuevo proyecto. Siempre estoy haciendo canciones nuevas, constantemente. Estoy en un buen momento, ya tengo claro cómo es el nuevo disco y empiezo a trabajar en el plan mientras sigo con la promoción de T.O.D.O.

© 2016, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorHey Joe
Artículo siguienteNo juegues con el Diablo
Luis A. Ordoñez

Luis A. Ordoñez

Luis Alejandro Ordóñez es venezolano y reside en Estados Unidos desde 2008. De profesión politólogo, en Estados Unidos se ha desempeñado como editor, redactor de medios, corrector de estilo, traductor y profesor de español, además de a su carrera literaria. En 2015 publicó el libro de relatos Play y en 2014 ganó el II premio literario en español de la Universidad NorthEastern por el cuento Doble negación. Con Bibliotecario ganó el Concurso de Microrrelatos Severo Ochoa de la biblioteca del Instituto Cervantes de Chicago, y fue finalista del I Concurso de Microrrelatos para Twitter @1cmct gracias al texto Turno. Su micronovela experimental Gatubellísima ha sido reseñada en diversas oportunidades como pionera de la narración vía Twitter y redes sociales.